El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha advertido de que el mundo "se está acercando a la tasa de infección por COVID-19 más alta hasta ahora durante la pandemia", debido al gran incremento de casos en muchas zonas del planeta.

En rueda de prensa este viernes desde Ginebra (Suiza), Tedros ha lamentado que los casos y las muertes por COVID-19 "siguen aumentando a un ritmo preocupante". "A nivel mundial, el número de nuevos casos por semana casi se ha duplicado en los últimos dos meses", ha especificado.

El director regional de la OMS para el Pacífico Occidental, Takeshi Kasai, ha sostenido que esta zona del planeta ha sido "relativamente afortunada" durante la pandemia de COVID-19 hasta ahora. Pese a tener una cuarta parte de la población mundial, solo supone el 1,6 por ciento de los casos confirmados globales y el 1,2 por ciento de las muertes.

En cualquier caso, Kasai ha lamentado que "en los países remotos del Pacífico, incluso unos pocos casos podrían tener un impacto devastador". "Debemos seguir prestando especial atención a los países pequeños que hasta ahora han podido detener la entrada del virus", ha reclamado.

Objetivos de la OMS para el futuro

El director ejecutivo del programa de emergencias de la OMS, Mike Ryan, ha manifestado que los Estados miembros están "presionando mucho para que se produzca un aumento fundamental de la inversión en datos de vigilancia locales, nacionales y mundiales, y para que se compartan las herramientas biológicas, de modo que todos podamos mejorar en el futuro la respuesta a las amenazas mundiales".

"No hemos invertido lo suficiente en el acceso, la gestión y el uso de datos para prevenir, responder y recuperarse de las pandemias. Este es uno de los principales objetivos de la OMS para el futuro", ha reconocido Ryan.

Ante esta situación, el máximo mandatario del organismo sanitario internacional de Naciones Unidas ha hecho un llamamiento a todos los ciudadanos del planeta para que actúen frente a la COVID-19.