La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado un nuevo informe en el que desaconseja el uso de test rápidos de detección de anticuerpos fuera de los entornos de ensayos clínicos, y recomienda que se investigue su rendimiento y potencial utilidad diagnóstica.

En concreto, la OMS calcula que, posiblemente, más de la mitad de los pacientes infectados con Covid-19 podrían pasar desapercibidos con tales pruebas y que se produzcan muchos falsos positivos porque las tiras reactivas reconocer antígenos de virus que no son los del nuevo coronavirus.

Así, el trabajo insiste en que las pruebas inadecuadas pueden pasar por alto a los pacientes con infección activa o categorizar falsamente a personas que no padecen la enfermedad que provoca el nuevo coronavirus, el Covid-19, lo que podría dificultar “aún más” los esfuerzos de contención de la pandemia.

Es por ello que la OMS ha avisado de que antes de que se pueda recomendar realizar estos test rápidos, se tienen que validar en entornos apropiados de investigación.

De esta forma, y basándose en la evidencia actual, la recomendación es que se usen estos test rápidos en los trabajos de investigación y que por el momento no se utilicen en la asistencia sanitaria rutinaria, al menos hasta que no haya evidencia que respalde específicamente su uso.

En este sentido, el organismo ha recordado que los PCR es el método actualmente recomendado para la identificación y confirmación de los casos de Covid-19, y ha informado de que está trabajando con su red mundial de expertos en laboratorio y revisando de cerca los resultados de los estudios clínicos sobre los test de diagnóstico rápido.