La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado este jueves el brote de coronavirus en China como una emergencia sanitaria internacional, tras la muerte de más de 200 personas en el país asiático.

Según ha manifestado el director general del organismo, Tedros Adhanom Ghebreyesus, “el principal motivo de esta declaración no es lo que está pasando en China, sino lo que está pasando en otros países”. “Nuestra mayor preocupación es el potencial de que el virus se expanda a países con sistemas sanitarios más débiles y que estén poco preparados para hacerle frente”.

Tedros ha informado que “esta declaración no es un voto de censura a China”; “por el contrario, la OMS sigue teniendo confianza en la capacidad de China de controlar el brote”.

“Durante las últimas semanas se ha presenciado el surgimiento de un patógeno previamente desconocido que ha provocado un brote sin precedentes y que se ha encontrado con una respuesta sin precedentes”, ha resaltado, y ha aplaudido las “extraordinarias medidas” puestas en marcha por Pekín, apuntando que “no hay motivos para medidas que interfieran de forma innecesaria con el comercio y los viajes internacionales”.

Otros países

“Pedimos a todos los países que apliquen decisiones fundamentadas en pruebas y que sean consistentes. La OMS está preparada para dar consejos a cualquier país que esté considerando qué medidas tomar”, ha apuntado. En este sentido, ha hecho hincapié en que el organismo “está trabajando de forma diligente con socios sanitarios nacionales e internacionales para poner este brote bajo control lo antes posible”.

“Debemos apoyar a países con sistemas sanitarios más débiles”, ha dicho, y ha abogado por “acelerar el desarrollo de vacunas, tratamientos y diagnósticos y combatir la expansión de rumores y la desinformación”. Igualmente, ha insistido en la necesidad de “revisar los planes de prevención, identificar las grietas y evaluar los recursos necesarios para identificar, aislar y tratar los casos, además de prevenir la transmisión”.

Ha pedido también “compartir datos, conocimiento y experiencia con la OMS y el mundo”. “La única forma de la que derrotaremos este brote es si todos los países trabajan juntos con un espíritu de solidaridad y cooperación. Estamos en esto juntos y solo lo podremos parar juntos”, ha indicado.

Datos

La Comisión de Salud de China ha elevado este jueves a 170 los muertos por el brote del nuevo coronavirus en el país y a un total de 7.711 los casos confirmados, repartidos en 31 provincias del gigante asiático.

Por otro lado, las autoridades han revelado que sospechan que un total de 4.148 personas podrían estar afectadas, aunque la cifra total de casos sospechosos de coronavirus asciende a 12.167 personas.

Aunque China es el epicentro del brote y el país más afectado, el coronavirus se ha extendido ya a otros países del sureste asiático y también se han detectado casos en Europa y América.

Los signos comunes de infección incluyen síntomas respiratorios, fiebre, tos y dificultades para respirar. En casos más graves, la infección puede causar neumonía, síndrome respiratorio agudo severo, insuficiencia renal e, incluso, la muerte.

En 2003, más de 600 personas murieron en todo el mundo (349 en China) a causa del SARS o síndrome respiratorio agudo, que dejó 5.327 afectados en nueve meses.