La doctora responsable de enfermedades emergentes y zoonosis de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Maria Van Kerkhove, ha dicho que medidas como el toque de queda pueden ayudar a reducir los contagios, si bien ha insistido en que frenar la pandemia depende del comportamiento de las personas.

“Las medidas establecidas en algunos países de Europa que reducen la oportunidad de que las personas se reúnan en espacios cerrados puede ayudar a reducir la transmisión del virus, pero todo depende de nosotros, por lo que es necesario asegurarse de que en la forma en la que se socialice tenga pocos riesgos”, ha dicho en rueda de prensa.

Por su parte, el director de emergencias de la OMS, Michael Ryan, ha recordado que el coronavirus se transmite con “mucha facilidad” entre las personas y, especialmente, en entornos cerrados, por lo que ha pedido a la población y a los gobiernos no bajar la guardia.

“Ahora existe una posibilidad de confinamientos en Europa en las próximas semanas. No es algo que uno desee, pero es cierto que algunos países han sufrido un aumento extraordinario en el número de casos de contagio que necesitan frenarlo”, ha zanjado Ryan.