Los gobiernos de Francia y Alemania, han presentado, junto a la Organización Mundial de la Salud (OMS), y auspiciada por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO); la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE); el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), un Panel de expertos Internacionales, de alto nivel ‘One Health’, que tienen como objetivo evaluar los riesgos para la salud de la interfaz humano-animal-ambiental; asesorar sobre las estrategias a largo plazo para reducir el riesgo de pandemias zoonóticas; e identificar las lagunas en la investigación y los datos, tiendo en cuenta el multilateralismo.

Desde esta perspectiva el Panel, que se ha reunido esta semana por primera vez, asesorará sobre cómo conectar la medicina veterinaria y humana y cómo tratar las cuestiones medioambientales, además de ayudar a los organismos involucrados en esta iniciativa a enfrentarse al reto de implementación a nivel mundial.

Alemania y Francia han movilizado tres millones de euros para poner en marcha esta iniciativa desde las secretarías del Panel. "La humanidad no puede vivir en un planeta enfermo. Nuestra responsabilidad es actuar en conjunto para preservar los bienes comunes y esto requiere un doble compromiso, político y científico. Y por ello la creación de este grupo de expertos", ha añadido.

"El COVID-19 nos ha recordado dolorosamente que la salud de los seres humanos, los animales y el medio ambiente en todo el mundo está estrechamente relacionada: nadie está a salvo hasta que todos están a salvo. Esto es lo que debemos tener en cuenta para prevenir futuras pandemias", ha señalado.

"La pandemia de COVID-19 es un claro recordatorio de que la colaboración entre sectores es absolutamente fundamental para la salud mundial. El Panel de expertos de alto nivel de One Health, creado recientemente, contribuirá a reunir diversos conocimientos científicos. Unidos, anticiparemos mejor las amenazas a la salud global y trabajaremos para controlar los riesgos en la fuente animal", ha señalado en su intervención la doctora Monique Otilé, Directora General de la Organización Mundial de Sanidad Animal.

"Debemos hacer más para promover acciones transformadoras que se dirijan a las causas fundamentales de la destrucción de la naturaleza. El Panel de expertos de alto nivel de One Health es un paso importante para reconocer los problemas complejos y multidisciplinarios en la interfaz de la salud humana, animal y ambiental", concluye.

El panel considerará el impacto de la actividad

Operará bajo el Enfoque de Una Salud, que reconoce los vínculos entre la salud de las personas, los animales y el medio ambiente y destaca la necesidad de especialistas en múltiples sectores para abordar cualquier amenaza para la salud y prevenir la interrupción de los sistemas agroalimentarios.

Los primeros pasos clave incluirán análisis sistemáticos del conocimiento científico sobre los factores que conducen a la transmisión de una enfermedad de un animal a un ser humano y viceversa; desarrollo de marcos de evaluación y vigilancia de riesgos; identificación de brechas de capacidad, así como acuerdo sobre buenas prácticas para prevenir y prepararse para brotes zoonóticos.

El panel considerará el impacto de la actividad humana en el medio ambiente y los hábitats de la vida silvestre. Las áreas críticas incluirán la producción y distribución de alimentos; urbanización y desarrollo de infraestructura; viajes y comercio internacional; actividades que conducen a la pérdida de biodiversidad y al cambio climático; y aquellos que ejercen una mayor presión sobre la base de recursos naturales, todo lo cual puede conducir a la aparición de enfermedades zoonóticas.