La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha enviado un mensaje para el mundo a través de su director general, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en el que pide “hacer todo lo posible para prepararnos para una potencial pandemia”.

Hoy es clasificada como una epidemia, sin embargo, “no podemos paralizar el mundo y no es realista decir que se puede parar la transmisión entre países. Probablemente habrá epidemias en varios, pero se pueden contener”, declaró Michael Ryan, director del programa de emergencias del organismo.

Esto debido al repentino cambio en el panorama de la infección y los problemas que la parte médica ha tenido para controlar la propagación del virus por lo novedoso del mismo. Las prioridades han cambiado de controlar a cuidar al resto de la población del contagio; en el caso de Italia se ha optado por restringir a la población en las entidades afectadas.

Es necesario proteger de mejor manera al personal de salud y tener especial atención en poblaciones de edades avanzadas, ya que ahí se concentra el mayor índice de mortalidad, representan más del 80% de los casos.

También se ha presentado un curso digital gratuito dirigido a todos los profesionales de la salud, trabajadores de las Naciones Unidas y organizaciones no gubernamentales. Se puede consultar el curso aquí.

Con este curso, de tres horas de duración aproximada, se pretende enseñar cómo detectar y evaluar un posible caso, las estrategias que deben usarse para comunicar el riesgo e involucrar a las comunidades a detectar, prevenir y responder al Covid-19. Además, también se explican algunas estrategias para prevenir y controlar los patógenos respiratorios emergentes.

Según los datos aportados por Tedros, China ha comunicado a la OMS un total de 77.362 casos, incluidas 2.618 muertes. En las últimas 24 horas, se han notificado 416 nuevos diagnósticos y 150 fallecimientos. “Nos alienta la continua disminución de casos en China”, ha comentado. Sin embargo, ha lamentado los 2.074 casos en 28 países, con 23 muertes. En concreto, ha tildado de “muy preocupante” la crecida en número de casos en Italia, Irán y Corea. Pese a estas cifras, ha mandado un mensaje “de esperanza, coraje y confianza” a los países. “Este virus puede ser contenido. De hecho, hay muchos países que han conseguido exactamente eso”, ha proclamado.