La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado el trabajo ‘Puntos de referencia mundiales de sodio de la OMS para diferentes categorías de alimentos’ para ayudar a los países a reducir la ingesta de sal en la población.

La organización ha lanzado esta guía para que los países y la industria reduzcan el contenido de sodio en diferentes categorías de alimentos procesados, ya que contienen elevadas cantidades de sal, aunque en diferentes medidas en cada país.

Los puntos de referencia mundiales armonizados de la OMS mostrarán a los países cómo pueden reducir progresivamente sus objetivos, en función de sus entornos alimentarios locales, y alentarán a la industria a reducir el contenido de sodio en los alimentos procesados y, así, avanzar hacia el objetivo de la OMS de reducir en un 30 por ciento la ingesta mundial de sal para el 2025.

Reducir el sodio gradualmente

La mayoría de la gente no sabe cuánta sal consume ni los riesgos que representa. Necesitamos que los países establezcan políticas para reducir la ingesta de sal y proporcionen a las personas la información que necesitan para tomar las decisiones alimentarias correctas.

También necesitamos que la industria de alimentos y bebidas reduzca los niveles de sodio en los alimentos procesados. Los nuevos parámetros de referencia de la OMS brindan a los países y la industria un punto de partida para revisar y establecer políticas para transformar el entorno alimentario y salvar vidas.

Reducir el contenido de sal reformulando los alimentos procesados es una estrategia probada para reducir la ingesta de este producto en la población, especialmente en lugares donde el consumo de alimentos procesados es alto.

“Estos puntos de referencia globales son un primer paso importante. A medida que los gustos de los consumidores se ajustan y la tecnología avanza, los gobiernos de los países y la OMS pueden reducirlos de manera constante con el tiempo hasta que se cumplan los objetivos de reducción de sodio de la población.