La Organización Mundial de la Salud ha pedido, con motivo de la celebración del Día Mundial de la Salud, acelerar el acceso equitativo a las vacunas y los tratamientos contra el coronavirus, así como mejorar los sistemas de Atención Primaria.

Por ello, y a medida que los países continúan luchando contra la pandemia, el organismo de Naciones Unidas ha destacado la oportunidad “única” que existe en la actualidad de reconstruir un mundo “más justo y saludable” mediante la implementación de los compromisos, resoluciones y acuerdos existentes y, al mismo tiempo, contraer compromisos “nuevos y audaces”.

Ante este escenario, ha pedido que las vacunas contra el COVID-19 estén disponibles para todos los que los necesiten, destacando el apoyo adicional al mecanismo COVAX, el pilar de la vacuna en ACT-Accelerator, que espera haber llegado a 100 países y economías en los próximos días.

Por otra parte, la OMS ha avisado de que, al menos, la mitad de la población mundial todavía carece de acceso a los servicios de salud esenciales, más de 800 millones de personas gastan al menos el 10 por ciento de sus ingresos familiares en atención médica, y los gastos de bolsillo llevan a casi 100 millones de personas a la pobreza cada año.

Atención sanitaria y social del mundo por parte de mujeres

“A medida que los países avancen después de COVID-19, será vital evitar recortes en el gasto público en salud y otros sectores sociales. Es probable que tales recortes aumenten las dificultades entre los grupos que ya están en desventaja, debiliten el desempeño del sistema de salud, aumenten los riesgos para la salud, aumenten la presión fiscal en el futuro y socaven los logros del desarrollo”, ha dicho el organismo.

Asimismo, ha recordado que los gobiernos también deben reducir el déficit global de 18 millones de trabajadores de la salud necesarios para lograr la cobertura universal de salud (CSU) para 2030. Esto incluye la creación de al menos 10 millones de empleos adicionales a tiempo completo en todo el mundo y el fortalecimiento de los esfuerzos de igualdad de género.

“Las mujeres brindan la mayor parte de la atención sanitaria y social del mundo, lo que representa hasta el 70 por ciento de todos los trabajadores de la salud y la atención, pero se les niega la igualdad de oportunidades para dirigirla. Las soluciones clave incluyen la igualdad de remuneración para reducir la brecha salarial de género y el reconocimiento del trabajo de salud no remunerado de las mujeres”, ha lamentado la OMS.