La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pedido a los países, tanto de ingresos altos como bajos, reducir las desigualdades sociales que existen con el fin de garantizar que la población pueda tener una adecuada higiene de manos.

Y es que, tal y como ha recordado el organismo con motivo del Día Mundial de la Higiene de las Manos de 2021, la pandemia del coronavirus ha demostrado lo importantes que son las buenas prácticas de higiene de manos para reducir el riesgo de transmisión, siempre y cuando esta medida se acompañe de paquete integral de prevención.

La infección adquirida durante la prestación de servicios de salud es un problema de salud mundial importante, si bien los pacientes de los países de ingresos bajos y medianos tienen el doble de probabilidades de experimentar esto que los de los países de ingresos altos (15% y 7% de los pacientes, respectivamente).

Esto se debe a que en algunos países de bajos ingresos solo uno de cada 10 profesionales sanitarios practica una higiene adecuada de las manos mientras atiende a pacientes con alto riesgo de infecciones asociadas con la atención médica en la UCI, a menudo porque no tienen las instalaciones para hacerlo.

80.000 pacientes en Europa tienen una infección adquirida en el hospital

Asimismo, la región europea de la OMS ha realizado también un llamamiento a los países de Europa, así como a los gerentes de hospital y sanitarios, para que garanticen una adecuada higiene de manos a los trabajadores, ya que se calcula que alrededor de 80.000 pacientes tienen, al menos, una infección adquirida durante su estancia hospitalaria.

“Los trabajadores de la salud se han visto sometidos a una intensa presión durante el año pasado durante la pandemia de COVID-19 y han tratado a un gran número de pacientes. Permitir y alentarles a que se tomen unos segundos y se laven las manos antes de cada paciente pueda marcar la diferencia en su seguridad general. Esto ayuda a evitar infecciones innecesarias, que pueden prolongar la estancia en el hospital y, en casos extremos, resultar potencialmente mortales”, ha aseverado el organismo.

Para ayudar a que la higiene de manos sea una realidad más práctica de por vida, la región europea de la OMS ha lanzado tres herramientas para garantizar la higiene respiratoria y de manos; los equipos de protección individual; y la limpieza ambiental, manejo de desechos y ropa blanca, así como todos los elementos de precauciones estándar, contra gotas / contacto y transmitidas por el aire.