La Oferta Pública de Empleo (OPE) del Servicio Vasco de Salud (SVS)-Osakidetza está batiendo récords de aspirantes y toda las expectativas que habían previsto desde la Administración vasca, marcando así un hito en la historia de las oposiciones del País Vasco que reconocen que se enfrentan a la “mas voluminosa” de la historia de la Sanidad pública vasca.

La barrera de los 80.000 aspirantes para optar a las 3.335 plazas cuyas pruebas se realizarán los próximos meses de mayo y junio, se superaron cuando apenas faltaban unas horas para que terminara el plazo de inscripción, ya que en la mayoría de las categorías concluyeron el pasado jueves a las 14.00, aunque en algunas los plazos se prolongan algún día más, “por lo que la cifra podría superarse notablemente cuando se termine de contabilizar todas las inscripciones”, tal y como han reconocido fuentes sanitarias, llegando incluso a los 100.000 aspirantes.

Se trata de una cifra histórica de aspirante en las oposiciones convocadas hasta la fecha por Osakidetza siendo  también esta OPE  una de las “más voluminosas de la historia” la Sanidad pública, recuerdan desde Sanidad confiando en que todo el proceso organización salga a la perfección.

La oferta total de esta OPE es de 3.335 plazas repartidas en 21 categorías profesionales, correspondientes a las ofertas de empleo de 2016 y 2017, de las cuales 3.016 se ofertarán en turno libre y 319 en procesos de promoción interna.

Como ya adelantó EL MÉDICO INTERACTIVO, una de las novedades de esta convocatoria es que los aspirantes que se presenten a estas pruebas y a las que se celebrarán en 2019 podrán elegir la puntuación más elevada si en la primera no consiguen la plaza.

Las pruebas para las especialidades médicas tendrán lugar en Vitoria-Gasteiz a partir del 12 de mayo próximo, en tres fines de semana consecutivos, mientras que para el resto de categorías profesionales se llevarán a cabo los días 15, 16 y 17 de junio en el Bilbao Exhibition Centre (BEC) de Barakaldo.

Oposiciones bianuales

Desde los sindicatos explican que el abultado número de personas apuntadas para las pruebas pone de manifiesto la necesidad que tiene la ciudadanía de un trabajo estable. “En los últimos años las plazas que han salido han sido muy reducidas. Esta OPE es una oportunidad para muchas personas para lograr un trabajo digno con un suelo estable”, reconocen fuentes sindicales.

Desde la creación del Servicio Vasco de Salud (SVS)-Osakidetza solo se recuerda una OPE similar, la convocada en 2015 con Gabriel Inclán como consejero de Sanidad. Entonces alrededor de 57.000 personas optaron a 1.014 plazas. Y a pesar de que en esta convocatoria los puestos se han triplicado, las organizaciones sindicales siguen manteniendo que las “plazas sacadas a concurso público son de todo insuficiente; hace falta más empleo público”, coinciden en señalar los sindicatos con representación en la Mesa Sectorial de Osakidetza.

Para las centrales la alta tasa de temporalidad que existe en Osakidetza, que se aproxima al 35 por ciento de la plantilla no se solucionará con esa OPE. En opinión de LAB se precisarían un mínimo de 10.000 plazas para estabilizar la plantilla de la Sanidad vasca. Por ello, los eventuales se ven obligados a presentarse anualmente si es que quieren seguir en la Bolsa de Trabajo. En este sentido, el consejero de Salud, Jon Darpón, ya reconoció recientemente que para conseguir la estabilidad en Osakidetza, se necesitarían oposiciones bianuales.