La directora del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés), Andrea Ammon, ha advertido de un riesgo de que la incidencia de la COVID-19 sea «muy alta» en diciembre y enero «a menos que se apliquen urgentemente medidas de salud pública».

«Los recientes escenarios de modelización realizados por el ECDC indican que la carga potencial de la enfermedad en Europa por la variante Delta será muy alta en diciembre y enero, a menos que se apliquen ahora medidas de salud pública en combinación con esfuerzos continuos para aumentar la aceptación de la vacuna en la población total», ha resaltado en un comunicado.

Ammon ha lamentado que todavía hay grupos de edad en los que la cobertura de la vacunación «sigue siendo inferior a la deseada, incluso en los países que han logrado una buena cobertura global de vacunación». «Todavía hay demasiados individuos en riesgo de infección grave por COVID-19 a los que debemos proteger lo antes posible. Tenemos que centrarnos urgentemente en cerrar esta brecha de inmunidad, ofrecer dosis de refuerzo a todos los adultos y reintroducir medidas no farmacéuticas», indica.

Gran vacío de vacunación en Europa

En la actualidad, menos del 70 por ciento de la población total de Europa está totalmente vacunada. «Esto deja un gran vacío de vacunación que no puede ser superado rápidamente y da un amplio margen para la propagación del virus. El actual nivel global de vacunación será insuficiente para limitar la carga de casos y hospitalizaciones por COVID-19 durante los meses de invierno, y los países con menores niveles de vacunación corren un mayor riesgo», ha alertado.

Igualmente, y dado que hay algunas pruebas de que la eficacia de las vacunas «disminuye con el tiempo contra la infección y la transmisión», ha insistido en la necesidad de «mantener o reintroducir intervenciones no farmacéuticas».

«Motivar a las personas para que sigan estas medidas es aún más importante a medida que nos acercamos al invierno y a la temporada festiva, cuando más personas viajarán y se reunirán en interiores. Soy consciente de que se requiere un esfuerzo importante por parte de las autoridades de salud pública y de la sociedad en general para lograr este objetivo. Pero ahora es el momento de hacer un esfuerzo adicional. Disponemos de vacunas seguras y eficaces, y hasta que una mayor parte de la población elegible esté inmunizada, las intervenciones no farmacéuticas deben seguir formando parte de nuestra rutina diaria», ha remachado.