La pandemia resucita la Ley de Salud Pública