La pandemia ha dejado huella en la práctica clínica odontológica. Así se ha puesto de manifiesto durante un simposio del Congreso de la Periodoncia y la Salud Bucal, que se celebra en Málaga. Este ha revisado las secuelas de la pandemia en la práctica clínica odontológica, también para bien. Un ejemplo de ello es el avance de la teleodontología.

“La Odontología partía con los deberes bien hechos, porque ya éramos muy conscientes del riesgo que suponen las infecciones cruzadas”, exponía Agustín Casas. “En las consultas odontológicas existían ya protocolos muy desarrollados para evitar estas infecciones, y se ejecutaban de forma rigurosa en las clínicas de todo el país”.

De esta forma, una vez superados los primeros momentos, asegura los principales cambios pasaron por el acento en la importancia de evitar la producción de aerosoles para reducir la contaminación ambiental en los gabinetes dentales. También en poner en práctica los diferentes métodos que se han propuesto para eliminar ese virus en el ambiente”.

Avance de la teleodontología

Por otra parte, entre los cambios más significativos, estos afectaron a la forma de relacionarse con los pacientes. “Es muy difícil establecer relaciones de confianza con tantas barreras entre los profesionales y los pacientes”, aportaba Agustín Casas.  Así, según el experto, “el gran avance que ha hecho toda la población a nivel tecnológico para estar conectados y mantener los lazos”. Por ello, “sin duda, el desarrollo de la teleodontología, y de la telemedicina en general, dependía de eso, y gracias a la pandemia y el obligado confinamiento, se ha conseguido avanzar mucho en este ámbito”.

Este avance, según los expertos, debe aprovecharse y desarrollarse, porque ofrece muchísimas posibilidades. La eSalud ha comenzado a dar sus primeros pasos en la Odontología, aunque todavía quedan muchos obstáculos que impiden su empleo generalizado. “La teleodontología, algo que creíamos que no iba a llegar nunca, ya está aquí”, recalca Casas. A este respecto, Casas solicita que  desarrollarla y aprender a utilizarla para extraerle los mayores beneficios. “Las posibilidades son inmensas, solo están esperando que las desarrollemos; para ello, hay que vencer muchas barreras mentales de los profesionales”.