Esta pandemia no solo ha dejado cifras importantes de pacientes agudos. Cada vez son más los pacientes que padecen Long Covid o Covid persistente que no acuden al hospital, sino que deben hacer seguimiento en Atención Primaria. Todo ello en un primer nivel asistencial ya saturado desde hace años ante el aumento de la patología crónica. Así lo ha puesto de manifiesto el portavoz de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), Lorenzo Armenteros en el II Simposio del Observatorio de la Sanidad.

“Estamos en un momento que tenemos este gran grupo de enfermos y de trabajo generado. Pero además debemos mantener todo lo que un paciente necesita de su médico de familia: el seguimiento de su hipertensión, de su diabetes, de su patología artrósica, etc. y cualquier enfermedad que tuviera antes de la pandemia”, insistía.

En cuanto al COVID persistente, Armenteros explicó que se trata de una patología que es más frecuente en mujeres, en una edad media de la vida. Sin embargo, no está exenta de que pueda afectar a hombres, incluso a jóvenes y a niños. “Es muy probable que, después de esta quinta ola, que afectó a edades más tempranas, tengamos también una COVID persistente en esta franja de edad”, advirtió Armenteros.

Patología crónica en edades más tempranas

Otra de las preocupaciones a futuro de la Atención Primaria es la aparición de patología crónica en edades cada vez más tempranas. Así lo remarcaba un estudio publicado en la revista Nature, realizado en el mes de abril entre 73.000 personas. En este, se detectó una mayor tendencia a la patología crónica en edades más tempranas de la vida tras haber pasado la COVID-19. Es decir, la “aparición de nuevas enfermedades que no corresponden a la edad biológica de estos pacientes”. Entre ellas, estarían incluidas la diabetes, la hipertensión o “trastornos neurocognitivos inadecuados para la edad que tienen estos pacientes, pero que aparecen de una forma muy temprana”.

La cuestión no es si los profesionales de la Atención Primaria están preparados para este reto, sino si tienen los medios para asumir el mismo. Así, el representante de la SEMG reiteró que es necesaria toda la reivindicación que se ha hecho del primer nivel asistencial. La Atención Primaria “está muy preparada y especializada en este país, y podrá, con los medios adecuados, afrontar este reto”. Eso sí, “si verdaderamente se pone voluntad política en que se quiera dar esta calidad asistencial de los pacientes, que son los que lo merecen”.