En las personas con diabetes tipo 1, la terapia de insulina es vital para reemplazar la insulina que no produce su cuerpo. Por su parte, las que tienen diabetes tipo 2 o diabetes gestacional necesitan terapia de insulina si con otros tratamientos no han sido capaces de mantener los niveles de glucosa en sangre dentro del rango deseado.

La terapia de insulina ayuda a prevenir las complicaciones de la diabetes porque mantiene el nivel de azúcar en sangre dentro de los límites deseados.

Existen varios tipos de insulina disponibles que varían en la rapidez con que actúan y el tiempo que pueden controlar el azúcar en la sangre. Con frecuencia el médico puede recomendar la combinación de más de un tipo de insulina. Para determinar qué tipos de insulina son las apropiadas para cada persona, el médico considerará factores como el tipo de diabetes, los niveles de glucosa, cuánto fluctúa el nivel de azúcar en la sangre durante el día y el estilo de vida.

Tipos de insulinas

Entre los tipos de insulina están las de acción rápida o corta. Son ideales para prevenir los picos de azúcar en la sangre después de comer. Comienzan a funcionar mucho más rápido que las insulinas de acción prolongada o intermedia y trabajan por un periodo de tiempo mucho más corto, en general de dos a cuatro horas.

Por su parte, la insulina de acción prolongada glargina es un análogo de insulina que se obtiene por tecnología de ADN recombinante de Escherichia coli en el que se ha sustituido asparagina por glicina en la posición 21 de la cadena A de la insulina, y se han añadido dos moléculas de arginina en la posición 30 de la cadena B. El inicio de acción es más lento que el de la insulina NPH humana y su perfil de acción más suave y sin picos.

Presenta una duración de acción prolongada de hasta 18-24 horas. También tiene una menor variabilidad en su absorción que la NPH, por lo que reproduce mejor la secreción basal fisiológica de insulina.

Administración

Debe administrarse una vez al día a cualquier hora, pero todos los días a la misma hora, aunque es preferible administrarla por la mañana cuando aparecen hipoglucemias nocturnas. La inyección de insulina glargina una vez al día alcanza niveles de estado estacionario 2-4 días después de la primera dosis. Excepcionalmente, en algunos pacientes con diabetes tipo 1 se pueden requerir dos inyecciones al día para cubrir estrictamente las 24 horas del día.

La prevención de las hipoglucemias y la flexibilidad en la administración diaria de la insulina son aspectos claves en la insulinoterapia. La terapia de insulina a veces puede ser exigente, pero es una manera efectiva de reducir los niveles de azúcar en la sangre. Al elegir un régimen de insulina que se ajuste a las necesidades y estilo de vida de cada paciente, se pueden prevenir las complicaciones de la diabetes y llevar una vida activa y saludable.

Calcular dosis

En este sentido, para calcular la dosis de cobertura de carbohidratos se establece la siguiente regla 66: 6=11. La relación insulina/carbohidratos es 1:11, es decir, que se necesita 1 unidad de insulina para metabolizar 11 gramos de carbohidratos aproximadamente. Dependerá también del peso del paciente.

A la hora de calcular una dosis de corrección de azúcar alta se sabe que el factor de corrección = 1800 ÷ dosis de insulina diaria total = 1 unidad de insulina reducirá el azúcar en sangre tantos mg/dl. Una unidad reducirá el azúcar en sangre 45 mg/dl, pero la mayoría de los médicos lo redondea hacia arriba o hacia abajo. Si el factor de corrección sugerido es de 1 unidad de insulina de acción rápida reducirá el azúcar en sangre entre 40-50 mg/dl.

Insulina total a la comida

Para obtener la dosis de insulina total a la hora de la comida hay que sumar la dosis de insulina a carbohidratos más la dosis de insulina de corrección del azúcar alta en sangre. Por ejemplo, la dosis de cobertura de carbohidratos, 6 unidades, más la dosis de corrección de azúcar alta, 2 unidades, es igual a 8 unidades de dosis total para la comida. La dosis total de insulina para el almuerzo es 8 unidades de insulina de acción rápida.

En el cálculo general diario de las recomendaciones del uso de la insulina hay que tener en cuenta que el requisito de insulina diario total en unidades de insulina es igual a 0,55 por el peso total en kilogramos. Si el paciente es muy resistente a la insulina, quizá requiera una dosis más alta y si es sensible a la insulina, quizá requiera una dosis más baja.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores especialistas en Medicina de Familia David Fernández Olarte, Juan Manuel Rodríguez Vergara y Manuel Rencoret Arpa, de Sevilla, y Natacha Perera Bordelois, Ismael Martín Socas, Soraya Sotto Rodríguez, Patricia Pilar Romero González, Dayamí Benítez Rodríguez y Sashka Vangelkova Naydeska, de Santa Cruz de Tenerife.