La pérdida del gusto y el olfato por una infección de coronavirus puede perdurar durante meses o aún más para entre el cinco y el 20 por ciento de los casos, según ha asegurado este martes el director del Centro Interdisciplinario de Olfato y Gusto del Hospital Universitario de la ciudad alemana de Dresde, Thomas Hummel.

El experto ha señalado que en el 80 al 95 por ciento de los contagiados el sentido del olfato y el gusto regresa a su nivel normal o casi normal en el plazo de un mes o dos tras haber sufrido la infección.

Pero para el 5 a 20 ciento de las personas que sufrieron COVID-19-19, esta pérdida «puede perdurar por meses o años –ha declarado Hummel a dpa–. Para algunos de este grupo no vuelve a aparecer».

Más de un año después de la irrupción de la pandemia de coronavirus, las alteraciones olfativas y gustativas súbitas se consideran ahora uno de los síntomas más conocidos de una infección con el virus SARS-CoV-2.

Hummel detalla que, en general, cerca del 50 por ciento de las personas que padecen COVID-19-19 desarrollan un trastorno en el olfato y el gusto. «Esto se convirtió entonces en una especie de señal de alerta temprana», ha apuntado el experto alemán.