La periodontitis puede estar asociada con un deterioro cognitivo leve y demencia 20 años después, según un estudio publicado en la edición online de ‘Neurology‘, la revista de la Academia Americana de Neurología.

“Observamos la salud dental de las personas durante un período de 20 años y descubrimos que las personas con periodontitis  más grave al comienzo de nuestro estudio tenían aproximadamente el doble de riesgo de deterioro cognitivo leve o demencia al final”, explica el autor del estudio Ryan T Demmer, de la Universidad de Minnesota en Minneapolis.

“Sin embargo, la buena noticia es que las personas con pérdida mínima de dientes y enfermedad leve de las encías no tenían mayor probabilidad de desarrollar déficit de memoria o demencia que las personas sin problemas dentales”, añade.

En el estudio, participaron 8.275 personas con una edad promedio de 63 años que no tenían demencia al comienzo del estudio. Se agrupó a los participantes por deterioro cognitivo leve y demencia y se les realizó un examen periodontal completo que incluyó la medición de la profundidad de las encías, la cantidad de sangrado y la recesión.

Después, los participantes se agruparon según la gravedad y el alcance de la enfermedad de las encías y la cantidad de dientes perdidos (los implantes se contabilizaron como dientes perdidos).

Al final del estudio se evaluó a un total de un total de 4.559 personas, con un seguimiento durante un promedio de 18 años. En general, 1.569 personas desarrollaron demencia durante el estudio (19%).

El tratamiento de la periodontitis podría prevenir la demencia?

Al observar tanto el deterioro cognitivo leve como la demencia, el grupo con pérdida dental total tenía aproximadamente el doble de riesgo en comparación con los participantes con encías sanas y todos sus dientes.

Las personas con enfermedad de las encías intermedia o grave, pero que todavía tenían piezas dentales, tenían un riesgo 20% mayor de desarrollar deterioro cognitivo leve o demencia en comparación con el grupo sano. Estos resultados se obtuvieron después de que los investigadores tuvieron en cuenta otros factores que podrían afectar el riesgo de demencia, como la diabetes, colesterol elevado y tabaquismo.

“Una buena higiene dental es una forma comprobada de mantener dientes y encías saludables durante toda la vida. Nuestro estudio no prueba que una boca no saludable cause demencia y solo muestra una asociación.

Se necesitan más estudios para demostrar el vínculo entre las bacterias de la boca y la demencia y para entender si el tratamiento para la periodontitis puede prevenir la demencia”, precisa Demmer, de Escuela de Salud Pública de la Universidad de Minesota.