La piel es un indicador sensible de deficiencias nutricionales. Así lo indica una investigación del Instituto de Ciencias Médicas de la Universidad Jan Kochanowski (Polonia). Los autores hicieron una revisión de investigaciones sobre los compuestos bioactivos que pueden mantener o ayudar a proteger la piel. Las principales conclusiones se publicaron en la revista Nutrients, en el artículo Bioactive Compounds for Skin Health: A Review.

En este artículo, los autores explican que “la piel humana cambia continuamente”. “Su estado depende en gran medida del estado de salud general del individuo. Una dieta equilibrada juega un papel importante en el correcto funcionamiento del cuerpo humano, incluida la piel”.

En el estudio se analizan las sustancias bioactivas, es decir, vitaminas, minerales, ácidos grasos, polifenoles y carotenoides, con especial atención a sus efectos sobre el estado de la piel. El objetivo del estudio es revisar la literatura sobre los efectos de las sustancias bioactivas sobre parámetros cutáneos como elasticidad, firmeza, arrugas, sequedad senil, hidratación y color, y definir su papel en el proceso de envejecimiento cutáneo.

Una de las principales conclusiones de este artículo es que “la piel es un indicador sensible de deficiencias nutricionales”. “La forma más eficaz de mejorar la condición de la piel es suministrarle nutrientes esenciales. Esto puede ser externamente, pero, sobre todo, a través de la nutrición. Una dieta equilibrada influye de forma positiva en la prevención del proceso de envejecimiento de la piel”.

Por tanto, según los autores de la Universidad Kochanowski, “la promoción de hábitos alimentarios saludables puede beneficiar el aspecto de la piel, retrasar los procesos de envejecimiento y reducir el riesgo de cáncer de piel”.

Hidratación y visitas al dermatólogo

La piel es el órgano más extenso del cuerpo humano, como recuerda la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV). Los expertos indican que, a pesar de ser también la parte más visible del cuerpo, los cuidados suelen ser más desde el ámbito estético que sanitario. La piel actúa como frontera con el mundo exterior. Por tanto, es vulnerable porque enfrenta a diversos tipos de elementos agresores. Los dermatólogos señalan que el cuidado de la piel debe ser “continuado”.

Una de las principales recomendaciones del dermatólogo Miguel Aizpún es la hidratación, “una necesidad permanente” de la piel. La elección de productos adecuados para la higiene o la protección es fundamental para mantener una piel sana.

Este especialista también aconseja a la población la visita habitual al dermatólogo para proteger o mantener la salud de la piel. El médico de la AEDV asegura que “son pocas las personas que han integrado la visita periódica al dermatólogo como medida, muy conveniente, de prevención y mantenimiento. Lo normal es acudir al dermatólogo cuando se ha producido un problema, en ocasiones ya en una fase bastante avanzada”.

Otro grave riesgo para la salud de las personas con problemas en la piel es “escuchar el consejo de un amigo” o recurrir a “tratamientos o productos supuestamente milagrosos” que suelen contribuir al agravamiento de la infección. Según Aizpún, “todavía persisten estas nocivas costumbres”. “La Dermatología no ha conseguido popularizar la necesaria revisión periódica, como han hecho otras especialidades médicas”, lamenta el especialista.