Los trabajadores del Servicio Vasco de Salud (SVS)-Osakidetza tienen derecho a desarrollar la carrera profesional, aunque sin cobrar los pluses que conllevan una mejora de cambio de nivel. Esta es la resolución del Juzgado Contencioso-Administrativo número 1 de Vitoria-Gasteiz que avala, en primera instancia, los recursos interpuestos por las centrales con representación en la Mesa Sectorial de Osakidetza contra la decisión del Ejecutivo vasco de suspender una convocatoria de méritos para mejorar de nivel.

El juez ha determinado que la plantilla del SVS tiene derecho a que se resuelva la convocatoria de 2011 y, por lo tanto, “se asigne a cada trabajador el nivel de desarrollo profesional que le corresponda”. Aunque, según la sentencia, esto no quiere decir que tenga derecho al cobro del plus.

Cerca de 7.000 trabajadores se presentaron a la citada convocatoria en la época del Gobierno socialista, siendo director de Osakidetza Julián Pérez, quien inició un procedimiento para que miles de profesionales pudieran promocionar en sus puestos de trabajo. Con el nuevo gobierno del PNV, el entonces director de SVS, Jon Etxebarría, en 2014, rubricó una instrucción que dejaba en suspensión la convocatoria argumentando que la situación económica imposibilitaba afrontar el pago de pluses a miles de trabajadores por la carrera profesional, que en total ascendía a 18 millones de euros.

Desde entonces los sindicatos no han cesado de demandar a Osakidetza no solo la publicación de los resultados de la convocatoria, sino también el abono de los pluses con efecto retroactivo a enero de 2012. “La Administración nunca ha hecho caso a nuestras peticiones. Esto hizo que tuviéramos que llevar el tema a los tribunales”, han subrayado a EL MÉDICO INTERACTIVO fuentes sindicales, visiblemente decepcionadas por la sentencia.

La resolución dicta que  Osakidetza “puede mantener la suspensión de los efectos económicos”. El magistrado lo argumenta apuntando que la Ley de Presupuestos del País Vasco -del mismo modo que la del Estado- impide esos aumentos salariales. Entiende que la suspensión económica “es por aplicación de una ley que, en ningún caso, puede ser anulada por un juzgado”.

Los sindicatos han acogido la resolución del Tribunal alavés con notable enfado. Portavoces del Sindicato Médico de Euskadi (SME) y la central de Enfermería (Satse) han indicado que sus respectivos gabinetes jurídicos están estudiando detalladamente la posibilidad de interponer recurso.

Desde Satse  consideran que la sentencia es un “sí, pero no”, ya que avala la postura de la Administración sanitaria vasca. Por su lado, el portavoz del SME, Agustín Gutiérrez, mostró su decepción por la sentencia. “¿De qué sirve un reconocimiento a la carrera profesional si no tienes derecho a cobrar los pluses?”, se pregunta visiblemente molesto.