La crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19 ha evidenciado la especial vulnerabilidad que sufren las personas afectadas por enfermedades crónicas, que se calcula que son un tercio del total de la población española. En esta situación, la Plataforma Cronicidad: Horizonte 2525 (CH2025) ha presentado su posicionamiento en el que incluyen 14 retos, soluciones y recomendaciones para paliar esta situación y encaminarnos a una atención integral de los pacientes crónicos.

Para presentar ese planteamiento institucional, la plataforma celebró la jornada virtual: “La atención integral a la cronicidad. Retos, soluciones y compromisos” en la que contaron con la presencia de la vicepresidenta primera del Senado, Cristina Narbona; y la directora General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, Pilar Aparicio.

“La actual situación de pandemia no ha hecho sino agravar la situación en la que estaban los pacientes crónicos, potenciando más la enfermedades agudas. Debemos potenciar un nuevo modelo sociosanitario que pivote sobre la Atención Primaria y terminar con el hospitalcentrismo”, destacó Francisco José Sáez, coordinador del Grupo de Trabajo de Cronicidad de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) y miembro de la CH2025 en la presentación de la sesión.

Para Narbona, pese a que estamos ante un gran desafío, “se abre un capítulo esperanzador” y aseguró que las propuestas hechas por la Plataforma “están recogidas, en su mayoría, en el informe aprobado en el pleno del Congreso, lo que significa que existe un compromiso trasladado al Gobierno para que se refuerce el Sistema Nacional de Salud y aumente la coordinación entre el sistema sanitario y los servicios sociales”. También, destacó que los presupuestos generales del Estado que se están tramitando contemplan partidas específicas para que las Comunidades Autónomas puedan reforzar esa atención a la cronicidad.

Por su parte, Aparicio subrayó que el abordaje de la cronicidad es una prioridad y engloba todas las enfermedades desde una perspectiva muy global vinculada también a las condiciones sociales, económicas y ambientales. E incidió en que con la pandemia se han puesto de manifiesto las vulnerabilidades sociales y del propio sistema que nos ponen en riesgo, y no solo cuando hay una crisis, y se deben mejorar. En ese contexto, habló de la estratificación de la población como una herramienta valiosa que puede ayudar en este cometido.

14 retos y soluciones

Esa estratificación de la población para mejorar el abordaje de la cronicidad es uno de los puntos incluidos en los 14 retos propuestos por la CH2025 que, entre otras propuestas, solicita un nuevo modelo sanitario con reconocimiento estructural propio, que contemple -entre otras cosas- la revisión del modelo organizativo, conceptual y de asignación de los recursos de la Atención Primaria que debe ser “el eje o núcleo de la atención a la cronicidad”. Un nuevo modelo que debe pasar, según este posicionamiento, por una “mejor y mayor coordinación asistencial y un trabajo multiprofesional e interdisciplinar”.

Otro de los pilares propuestos se centra en la financiación del Sistema Nacional de Salud (SNS) basado con la asignación de recursos según los indicadores de actividad de las diferentes estructuras o niveles asistenciales y ajustado a las necesidad de las personas; con un sistema de medición de resultados en salud homogéneo en todo el territorio nacional que permita la gobernanza de la atención a la cronicidad en el seno del Consejo Interterritorial.

Asimismo, proponen mejorar la solvencia del SNS, realizando las reformas estructurales necesarias para dotar a la atención a la cronicidad de los instrumentos que su gestión requiere tanto en la situación actual como poniendo las miras a largo plazo. Y otro aspecto que se destaca desde la Plataforma es la necesidad de mejorar la situación de los centros sociosanitarios y las personas que se encuentran solas en sus domicilios, creando redes suficientes de apoyo. Y abordar de manera transversal la prevención, la promoción y la educación de la salud.

Desarrollar una historia clínica compartida e interoperable y una historia farmacoterapéutica única; considerar las tecnologías de la información como un recurso asistencial importante; conceder mayor participación y empoderamiento al paciente crónico en las actuaciones organizativas y asistenciales; e incorporar la dignidad y la humanización de la asistencia sanitaria en las estrategias de esta atención, completan el posicionamiento de la Plataforma en sus demandas mara mejorar la asistencia de los pacientes crónicos.

Estudio de los planes existentes

Durante la jornada organizada por CH2025, el profesor Boi Ruiz, de la Univesitat Internacional de Catalunya (UIC), presentó el “Estudio de los elementos clave para el desarrollo de políticas de atención a la cronicidad en el horizonte 2025”. Un análisis de los planes públicos existentes y los resultados conseguidos con unas recomendaciones finales que coinciden en muchos aspectos con los planteamientos de la Plataforma Cronicidad: Horizonte 2525.

En las conclusiones generales del estudio, Ruiz destacó cinco puntos importantes:

  • Reformar el catálogo de prestaciones del SNS, identificando la cronicidad e incorporando la atención social.
  • Reformar la cartera de servicios para incorporar la atención a la cronicidad como un nivel de resolución multicentro.
  • Adecuar la estructura presupuestaria divisional para dar cabida a la atención a la cronicidad.
  • Ampliar la Ley de Ordenación de Profesionales Sanitarios y ampliarla a otros profesionales que interactúan en esta atención, especialmente a los trabajos sociales.
  • Y establecer indicadores y estándares necesarios para el seguimiento de esta atención y de sus objetivos mediante un “cuaderno de mando” político de rendición de cuentas.