Portavoces de cuatro de las formaciones políticas integradas en la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados han coincidido en la necesidad de impulsar un nuevo modelo sociosanitario que pivote sobre la Atención Primaria y Comunitaria. Así lo han manifestado María Luisa Carcedo (PSOE), Elvira Velasco (Partido Popular), Rosa María Medel (Unidas Podemos) y Guillermo Díaz (Ciudadanos).

Este posicionamiento ha surgido en el contexto del encuentro virtual organizado por la plataforma Cronicidad: Horizonte 2025 (CH2025). Del mismo forman parte las principales organizaciones colegiales, sociedades científicas y asociaciones de pacientes involucradas en la atención al paciente crónico en España.

Una Sanidad que pivote sobre Atención Primaria

Respecto a la justificación de por qué es necesaria una Sanidad que pivote sobre Atención Primaria, los portavoces esgrimieron diferentes argumentos. Durante su intervención, María Luisa Carcedo, explicó que las enfermedades crónicas van a generar “grandes epidemias que no son infecciosas (diabetes, obesidad, patologías cardiovasculares…)”.

Estas están asociadas a factores de riesgo sobre los que se puede intervenir. Así, considera preciso “repensar nuestro sistema sanitario y enfocarlo a la prevenció”. Especialmente porque “muchas cronicidades son evitables mediante políticas sanitarias, pero también sociales y económicas”.

Elvira Velasco recalcó el “papel trascendental” que la Atención Primaria tiene que asumir en un “modelo de reforma”. En este, necesariamente “debe tenerse en cuenta lo que representa la cronicidad para la sociedad y para el conjunto del Sistema Nacional de Salud (SNS)”.

Rosa María Medel insistió en que la Atención Primaria “es la gran olvidada”. Todo ello a pesar de que debería ser “el eje del sistema por su cercanía, porque tiene profesionales absolutamente preparados y por su capacidad de resolución”.

Por último, Guillermo Díaz, indicó que en el Grupo de Trabajo de Sanidad y Salud Pública constituido en el seno de la Comisión de Reconstrucción se ha puesto de manifiesto “la necesidad de reformar un sistema de salud que es bueno, pero que muestra serios síntomas de agotamiento”.