Actualmente existe una brecha educativa para una parte de los estudiantes con necesidades crónicas de salud. Estos, como consecuencia de su dolencia enfermedad no pueden asistir con regularidad a su centro docente de manera normalizada. Es por ello que desde la Plataforma de Organizaciones de Pacientes piden equipos de Atención Educativa Hospitalaria y Domiciliaria. También en los casos de ingreso intermitente.

El impacto demoledor de la pandemia ha acentuado aún más si cabe las desigualdades en este ámbito, afectando a los niños más vulnerables”, afirma la presidenta de la POP, Carina Escobar. Según la misma: “La educación domiciliaria debe ser esencial siempre que se necesite. Debe estar adaptada a las necesidades de cada alumno con enfermedad crónica. Porque solo así podremos afirmar que en nuestro país se ofrece un servicio educativo de calidad y se evita una brecha educativa terriblemente injusta para quien la padece”.

Atención Educativa Hospitalaria

La reclamación de una Atención Educativa Hospitalaria coincide con la celebración del Día Internacional de la Educación, que se celebra este lunes, 24 de enero. El actual Sistema Nacional de Salud contempla la presencia de equipos de Atención Educativa Hospitalaria y Domiciliaria. Sin embargo, muchas veces estas estancias no son lo suficientemente largas como para tener apoyo en el domicilio o en el propio hospital. “Esto provoca que haya jóvenes que, por ejemplo, no puedan preparar un examen importante en secundaria. También que existan niños y niñas que en su etapa escolar tengan más dificultades en la adquisición de conocimientos básicos por no haber podido asistir a clase. Sus familias no encuentran apoyo y esta situación, para muchos, se repetirá a lo largo de toda su formación”, destaca Escobar

Según datos del INE el 19 por ciento de la población infantil tiene una enfermedad crónica. Para muchos de estos jóvenes, las visitas al hospital son muy frecuentes, obligándoles a pasar temporadas en estos centros, recibir cuidados de salud domiciliarios u otros tratamientos hospitalarios como consecuencia de la enfermedad. Esta situación les impide asistir con regularidad a su institución educativa.