La potencia de las estatinas marca la consecución de objetivos en dislipemias