Uno de los problemas de los ensayos clínicos es que en ocasiones los datos de los mismos no resultan equivalentes a la práctica clínica real. Es por ello que hacer un seguimiento de su uso resulta fundamental. Este ha sido el objetivo del estudio observacional ORBIT. El mismo ha analizado la efectividad del tratamiento con baricitinib en artritis reumatoide de moderada a grave.

Baricitinib ha demostrado reducir tanto la actividad de la enfermedad como el dolor incluso en pacientes mayores, muy refractarios y con mal pronóstico. Además ha logrado una persistencia o duración de la efectividad del fármaco a los 12 meses de hasta un 65 por ciento.

En concreto se han analizado los datos de 182 pacientes españoles. Los mismos procedían de centros sanitarios de Sevilla, Alicante, Barcelona, Guipúzcoa y Madrid. El estudio se ha presentado en el 46º Congreso Nacional de la Sociedad Española de Reumatología (SER)

Pacientes tratados con baricitinib

Los resultados han permitido además conocer más aspectos de la propia enfermedad.  Sobre todo, de las características sociodemográficas de los pacientes en tratamiento con baricitinib. En concreto, se ha identificado a un grupo de pacientes mayores, con enfermedad establecida y criterios de mal pronóstico.

Pese a que todos los pacientes eran refractarios a alguna línea de tratamiento anterior los resultados del estudio ORBIT mostraron una elevada efectividad y persistencia a largo plazo.

Así, por ejemplo, tras seis meses, un 80 por ciento de los pacientes seguían en tratamiento con este fármaco. A los 12 meses, el porcentaje era del 64,8 por ciento. A los 24 meses, del 57,6 por ciento. De esta forma, la persistencia del estudio observacional ORBIT es también muy similar a la observada en un registro de pacientes con artritis reumatoide realizado en Suecia. El mismo fue presentado en el pasado Congreso de la Liga Europea contra las Enfermedades Reumáticas (EULAR 2020).