Hace tiempo que se sabe que los consumidores de cannabis desarrollan psicosis con más frecuencia que los no consumidores, pero lo que aún no está del todo claro es si el cannabis realmente provoca psicosis y, en caso afirmativo, quiénes corren más riesgo.

Un nuevo estudio publicado en la revista ‘Translational Psychiatry’ por investigadores del King’s College de Londres (Reino Unido) ayuda a arrojar luz sobre ambas cuestiones.

La investigación muestra que, si bien los consumidores de cannabis tenían tasas más altas de experiencias psicóticas que los no consumidores en general, la diferencia era especialmente pronunciada entre los que tenían una alta predisposición genética a la esquizofrenia.

Resultados del estudio

Utilizando datos del Biobanco del Reino Unido, una base de datos biomédica a gran escala que contiene información genética y sanitaria detallada de los participantes, los autores analizaron la relación entre la genética, el consumo de cannabis y las experiencias psicóticas en más de 100.000 personas.

En general, las personas que habían consumido cannabis tenían un 50 por ciento más de probabilidades de informar sobre experiencias psicóticas que las personas que no lo habían hecho.

Los investigadores comprobaron que las personas genéticamente predispuestas a la esquizofrenia tenían un riesgo desproporcionadamente mayor de sufrir experiencias psicóticas si también tenían un historial de consumo de cannabis.