La radioterapia evita la cirugía en ciertos casos de cáncer de recto, además de ser un excelente tratamiento paliativo en estadios más avanzados. Así lo han recordado desde la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR) con motivo del Día Mundial del Cáncer Colorrectal. La SEOR defiende así que la radioterapia es fundamental en el tratamiento del cáncer de recto localmente avanzado. En concreto ha demostrado aumentar la curación y la supervivencia de los pacientes, con perfiles de seguridad muy favorable.

Actualmente, la base para el tratamiento del cáncer colorrectal son la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia. Sin embargo, el coordinador del Grupo Digestivo de la SEOR, Ovidio Hernando, destaca que “en pacientes seleccionados, la radioterapia es capaz de evitar la cirugía cuando existe muy buena respuesta al tratamiento y no se evidencia tumor en las pruebas directas e indirectas de evaluación”. Además, en tumores muy cercanos al esfínter anal “se pueden evitar cirugías que conllevan a la necesidad posterior de una bolsa de colostomía que le reste calidad de vida”.

Avances en radioterapia en cáncer de recto

Igualmente, destacan que existen nuevas indicaciones de radioterapia como la ‘Stereotactic Body Radiotherapy’ (SBRT). Esta es una técnica en la que se administran dosis altas por fracción con muy elevada precisión y con una excelente tolerancia. La misma ofrece cifras de control de las lesiones tratadas superiores al 80 por ciento.

En el cáncer colorrectal, la SBRT ha demostrado gran utilidad para el tratamiento de metástasis hepáticas y pulmonares. También ha sido avalada como una alternativa muy eficaz para pacientes con pocas metástasis que no puedan ser sometidos a cirugía o que la rechazan.

La radioterapia también es “un excelente tratamiento paliativo” para pacientes con cáncer colorrectal en estadios más avanzados que presenten dolor o sangrado. Esta ofrece remisiones de estos síntomas en un 70 por ciento de los casos con cursos de tratamiento de tan solo 5 a 10 días.

Hernando añade que la investigación en esta área sigue muy activa. “ A medida que los ensayos clínicos ofrezcan resultados, es probable que, en los próximos años, la radioterapia pueda ofrecer nuevas opciones terapéuticas que sumen al tratamiento de los pacientes con cáncer colorrectal”.