Los proyectos sobre el nuevo virus SARS-CoV-2 disponen ya de un catálogo nacional común de muestras procedentes de pacientes que hayan sufrido la enfermedad COVID-19. En total, la Red Nacional de Biobancos (RNBB) ha conseguido registrar cerca de 62.000 muestras de pacientes COVID-19, en tan solo 5 semanas, iniciando su incorporación el pasado 14 de abril. Todas ellas ya están a disposición de los proyectos de investigación que las necesiten para el avance en el conocimiento sobre esta nueva patología.

Las muestras son mayoritariamente suero, exudados nasofaríngeos, sangre, plasma y leucocitos, además de orina, heces, ácidos nucleicos o tejidos, entre otras y proceden de 21.000 pacientes en diferentes estadios de la enfermedad, desde asintomáticos hasta ingresados en UCI o fallecidos.

Asimismo, estas muestras también proceden de cohortes de personas confirmadas sanas, sin sintomatología de COVID-19 (controles sanos, muy necesarios para los proyectos de investigación). De un 15 por ciento de estos pacientes se dispone ya de muestras en diferentes momentos de la evolución clínica de la enfermedad, denominadas muestras de seguimiento, lo que permitirá abordar proyectos para conocer las posibles secuelas de esta nueva enfermedad.

“Todo ello ha sido posible gracias a la gran colaboración y participación de los servicios asistenciales y de laboratorio de los hospitales del SNS que se han sumado a esta iniciativa, garantizando el amparo ético-legal que brindan los biobancos y la disponibilidad universal de todas estas muestras para llevar a cabo proyectos de investigación financiados y aprobados por un Comité de Ética de la Investigación”, resalta Cristina Villena, coordinadora de la Red Nacional de Biobancos.

A esta iniciativa de la RNBB, además de las 39 instituciones que forman parte de esta red, se han sumado biobancos colaboradores, con el fin de incorporar el máximo posible de muestras excedentes asistenciales con una calidad homogénea suficiente para poder ser empleadas en investigación.