La Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) ha organizado en Alicante la Reunión Anual de Conclusiones del 61º Congreso de la Asociación Americana de Hematología (ASH en sus siglas inglesas). En este encuentro ha quedado de manifiesto que la especialidad de Hematología y Hemoterapia está experimentando un cambio trascendental por el gran impacto de las nuevas aproximaciones diagnósticas y terapéuticas y el uso que se hace de ellas en favor de los pacientes, como es el caso de la inmunoterapia celular.

Con respecto a los tratamientos frente al cáncer de la sangre, se han presentado muchos avances en anticuerpos monoclonales, pero no cabe duda de que la gran protagonista de la inmunoterapia ha sido la terapia CAR-T. El 61º Congreso de ASH “ha marcado un punto de inflexión en tanto en cuanto ya hay datos que demuestran supervivencias a largo plazo, con resultados en vida real a tres años en pacientes con leucemia aguda linfoblástica (LAL) y linfoma difuso de células grandes”, apuntaba Carlos Solano Vercet, del Hospital Clínico Universitario de Valencia. También “crece la posibilidad de avanzar a la primera línea de tratamiento en algunas formas de LAL infantil y se han conseguido logros importantes con terapia CAR-T en pacientes con linfoma de células del manto y mieloma múltiple”.

Sin embargo, en ASH 2019 también ha quedado patente que “es inminente la llegada de una nueva generación de inmunoterapia celular”. Por un lado, las células CAR-T alogénicas “se encuentran en desarrollo preclínico, con gran posibilidad de ser viables en el medio plazo (de 2 a 5 años)”, señala Solano Vercet. Por otra parte, las terapias CAR-T basadas en células NK (del inglés ‘Natural Killer’) “están más avanzadas, con ensayos fase I y II ya en marcha”. Ambas terapias “representan un gran avance respecto a los CAR-T actuales y están generando enormes expectativas en este ámbito terapéutico”, avanzaba el experto.

Terapia génica

La terapia génica también ha ocupado un lugar privilegiado en la cita de Orlando, por sus buenos resultados tanto en hemofilia como en anemia de células falciformes. A este respecto, Cristina Pascual Izquierdo, del Hospital General Universitario Gregorio Marañón (Madrid), agregaba que “su desarrollo está muy avanzado, si bien parece que el coste será elevado”. Los avances en CRISPR/Cas9 están contribuyendo al éxito de la terapia génica por “tratarse de una técnica de edición genética más sencilla y exacta que las previas, que podría estar al alcance de más laboratorios”. El desarrollo de plaquetas sintéticas para el tratamiento de enfermedades hemorrágicas y trombocitopenias o el descubrimiento de dianas innovadoras para desarrollar nuevos tratamientos anticoagulantes, han sido otros asuntos destacados de ASH 2019.