Nota: Los contenidos de esta sección son informaciones de actualidad y de interés general elaboradas por la redacción de El Médico Interactivo. No existe conflicto de intereses entre los autores, las fuentes y el patrocinador.

“La rinitis alérgica supone el 52,5% de las consultas de Alergología”. Este ha sido el dato facilitado por Adriana Izquierdo-Domínguez, especialista en Alergología de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), en esta entrevista para El Médico Interactivo. Asimismo, trabaja como médica adjunta del Servicio de Alergología del Consorci Sanitari de Terrassa y en la Unidad Alergo-Rino del Centro Médico Teknon de Barcelona.

¿Cómo definiría la rinitis alérgica?

La rinitis alérgica supone el 52,5% de las consultas de Alergología

Adriana Izquierdo-Domínguez, especialista en Alergología de la SEORL-CCC.

La rinitis alérgica es una enfermedad inflamatoria de la mucosa nasal. Está mediada por anticuerpos IgE y causada por la exposición a algún alergeno en pacientes sensibilizados previamente. Se considera la enfermedad alérgica de mayor prevalencia, y se asocia con frecuencia a otras manifestaciones alérgicas. Al acompañarse en muchas ocasiones de síntomas oculares, es habitual emplear los términos ‘rinitis’ o ‘rinoconjuntivitis’.

¿Qué incidencia tiene en España la rinitis alérgica?

En los últimos años se han comunicado incrementos en la prevalencia de la rinitis alérgica, sobre todo en los países occidentales. Se estima que entre el 10% y el 25% de la población general presenta rinitis alérgica. La prevalencia de la rinitis alérgica en adultos en población general en Europa Occidental está alrededor del 25%, y en España es del 21,5%.

¿Qué ha supuesto este incremento de la incidencia?

La elevada prevalencia de la rinoconjuntivitis supone un importante impacto económico. Este hecho, junto con la alta asociación a otras enfermedades alérgicas, hace que la rinitis alérgica esté adquiriendo cada vez más relevancia en el plano sociosanitario. De hecho, es el principal motivo de consulta en la práctica diaria de Alergología: un 52,5% de los pacientes consultan por rinitis alérgica.

¿Cuáles son los principales síntomas?

Los principales síntomas son estornudos, picor de nariz, picor de ojos, lagrimeo, mucosidad y obstrucción nasal.

¿Con qué tratamientos se cuenta?

Las medidas y normas de evitación son fundamentales, pero no siempre posibles en todos los casos. Para la elección del tratamiento se debe clasificar la rinitis alérgica; es decir, si el paciente presenta una afectación leve, moderada o grave y si son síntomas intermitentes o persistentes. De esta forma, podemos graduar y decidir entre un tratamiento sintomático inicial, como los antihistamínicos, tanto sistémicos como tópicos (comprimidos, jarabe, colirios, espray nasal), los corticoides nasales (espray, gotas…) y/o la combinación de ambos.

También podemos valorar los tratamientos específicos con inmunoterapia alergénica, según el perfil de sensibilización del paciente y la gravedad de la rinitis, así como la posible asociación con otras enfermedades alérgicas, como el asma bronquial.

Ha investigado la calidad de vida de los pacientes con patología rinosinusal crónica. ¿Cuáles han sido las principales conclusiones?

Los pacientes con patología inflamatoria rinosinusal de larga evolución son personas que se sienten poco entendidas. Se trata de una patología poco conocida en la sociedad y muchas veces confundida con otras enfermedades o “catarros mal curados”. Cuando la poliposis nasal evoluciona, los pacientes notan presión facial insoportable, perdida de olfato, no pueden respirar adecuadamente. También presentan secreciones constantes con necesidad continua de utilizar pañuelos. Al no respirar adecuadamente, no descansan bien, notan falta de concentración y les cuesta encontrar especialistas y tratamientos adecuados.