Los investigadores han comprobado que la identificación de marcadores inflamatorios en la saliva de los pacientes con COVID-19 es diferente a la de otras enfermedades similares a la gripe, lo que indica una firma inmunológica única asociada a la enfermedad. Los niveles salivales de varios de estos mediadores inmunitarios reflejan los niveles sistémicos, lo que indica un posible papel de la saliva en la patogénesis de la COVID.

Además de que la saliva es un reservorio del virus, hay pruebas emergentes que correlacionan los niveles salivales del virus con la gravedad de la infección, la hospitalización y la muerte. La saliva es un fluido secretor complejo con varios productos de descomposición bacteriana y del huésped que realizan numerosas funciones de mantenimiento.

Sin embargo, los niveles de estos mediadores inflamatorios en la saliva no están cuantificados. Los investigadores cuantificaron los mediadores inflamatorios salivales en la COVID-19 utilizando un diseño de estudio transversal.

Citoquinas proinflamatorias

El investigador de la Facultad de Odontología de la Universidad de Iowa (Estados Unidos) Frank A. Boksa y sus colegas recogieron saliva de 87 pacientes con frecuencias emparejadas en cuanto a sexo, edad, IMC y hábito de fumar, y los dividieron en tres grupos: COVID-19 sintomático positivo (sintomático), COVID-19 sintomático negativo (que presenta una enfermedad similar a la gripe, FLI), Asintomático (negativo) basado en sus títulos de RT-PCR en hisopos nasofaríngeos y saliva.

Los niveles de citoquinas proinflamatorias y otros mediadores inmunitarios se cuantificaron con un kit de ensayo de citoquinas TH-17 y se leyeron con el lector de microplacas fluorescente Bio-Plex 200. Para determinar la significación estadística se utilizó la prueba de Steel-Dwass que protege la tasa de error global.

El estudio ha sido presentado en la 51ª Reunión y Exposición Anual híbrida de la Asociación Estadounidense para la Investigación Dental, Oral y Craneofacial (AADOCR, por sus siglas en inglés), celebrada conjuntamente con la 46ª Reunión Anual de la Asociación Canadiense de Investigación Odontológica (CADR).