La salud es un concepto sistémico y los dentistas no solo deben estar capacitados para ver dientes, es decir, la boca es parte del sistema estomatognático, que tiene una conexión real con otros órganos y sistemas, aseguró el doctor José Agustín Zerón y Gutiérrez de Velasco especialista en el área de Endoperiodontología.

Relación salud bucal, genómica y microbioma

Todo lo que pasa por la boca no se queda en la boca, la detección de periodontitis o caries no es un problema meramente bucal, sino que puede afectar en otro lugar a través de la ingesta y provocar una variación en el número de bacterias.

Las bacterias son parte de lo que hoy llamamos microbioma, mismo que se analiza después del genoma humano y que tienen una relación de interacción directa, hoy sabemos que por cada célula hay 10 veces más de bacterias en el organismo, es decir, las bacterias que viven en nuestro cuerpo pueden trabajar como un genoma extendido. Hay bacterias buenas y malas, que trabajan en simbiosis y disbiosis respectivamente.

Riesgos patológicos

Si un paciente está enfermo y tiene una boca contaminada sus alimentos se contaminan y llegan hasta el estómago, hay bacterias en la cavidad oral que pueden descomponer y cambiar la función del microbioma, lo que provoca otras enfermedades.

Hoy se ha comprobado que las bacterias que producen la periodontitis tienen una relación de riesgo con el cáncer colorrectal y cáncer pancreático y al hablar de nutrigenómica podemos hablar de nutrigenética.

Genética y genómica

Todo lo relacionado con la genética son herencias, como pueden ser la resistencia o susceptibilidad a algunas enfermedades y la genómica es la forma en la que los genes interactúan entre sí.

Cuando no contamos con las enzimas necesarias para realizar la digestión, ahí tenemos un problema que causa una propensión a sufrir alguna enfermedad y es una dificultad conocida para asimilar cierto tipo de nutrientes que el cuerpo necesita.

La nutrigenética es para todos

Cualquier persona puede tener acceso a esta información, personas con algunas enfermedades serían las primeras beneficiadas por cambiar el estilo de nutrición, muchas veces no es lo que comes, sino cómo te lo comes.

La disbiosis es la enfermedad o el desbalance del microbioma, principalmente intestinal que causa estrés oxidativo, una condición en la que hay una pérdida de electrones que en desequilibrio provocan complicaciones biológicas por daño al ADN a lípidos, proteínas y carbohidratos.

Las ciencias ómicas, la epigenómica muestra la posibilidad de nuestros genes de modificarse y va relacionado con el exposoma que es la cantidad de exposiciones que tenemos con los factores de riesgo que se pueden definirse a través de bacterias, con la genética y los hábitos, sean buenos o malos.

Habrá susceptibilidad genética a algunas enfermedades, sin embargo, podemos utilizar ese conocimiento de manera adecuada para evitar enfermarnos es aquí donde interviene la selección de las características de los alimentos como parte importante de la nutrigenética y debe ir acorde con nuestras necesidades.

Aún no hay información o clases de nutrigenética en nuestro país, sólo en el Instituto Nacional de Medicina de Genómica (INMEGEN) que es el lugar en el que se estudian todas las ciencias ómicas y es el lugar en que debe formarse todo aquel que quiera formarse en éstas áreas.

La medicina actual debe contener las 4 P’s que son Preventiva, Predictiva, Personalizada, Participativa, las cuales deben ser aplicadas en todos los niveles de la medicina mediante la sensibilización del paciente, destacó el también editor de la revista de la Asociación Dental Mexicana (ADM).