La Fundación Merck Salud ha presentado la monografía sobre la ‘Salud del niño, del adolescente y el joven adulto’, donde la salud mental ocupa un papel protagonista. Esta obra forma parte de la Colección de Bioética y Derecho Sanitario. Durante su presentación, los expertos han hablado de temas relacionados con la salud mental, como la dependencia digital, los trastornos alimenticios, el acoso escolar, el consumo de alcohol y otras drogas, etc. Igualmente, han analizado aspectos más clínicos, como el menor en la UCI, entre otros, durante la infancia, la adolescencia y la juventud.

“Esta obra no puede ser más oportuna en este momento”, ha comentado Carmen González Madrid, presidenta de la Fundación Merck Salud y responsable de moderar el coloquio en el que han participado varios autores de capítulos del libro. Javier Urra, doctor en Psicología en Ciencias de la Salud, ha indicado que el 80 % de los trastornos mentales se producen en la infancia. “La mayoría de la sociedad está sana, pero también hay personas tóxicas. Estamos en una sociedad que a veces es patológica”.

La salud mental

Javier Urra ha mostrado su preocupación por el suicidio infanto-juvenil, que tiene como principal causa el acoso escolar. “El objetivo del acoso suele ser una persona que tiene poco apoyo en la red social y más dificultades que el resto de sus compañeros". También se ha referido al "ciberacoso, por el cual se puede seguir ridiculizando a una persona desde una pantalla”, ha comentado.

Es habitual ‘rechazar’ al niño o joven que es diferente, tanto por su orientación sexual como por sus aficiones o su situación socioeconómica. Por ello, el exdefensor del menor de la Comunidad de Madrid ha reclamado “más educación para saber que lo distinto enriquece”.

Trastornos del comportamiento alimentario

En su intervención, Mar Faya, doctora del Servicio de Psiquiatría del Hospital Niño Jesús de Madrid, ha hablado de los trastornos del comportamiento alimentario. Según su experiencia, la clave es “hacer un buen equipo entre los profesionales, los padres y el niño o adolescente”. “Es una enfermedad grave, y, en el mejor de los casos, necesita 4-5 años de tratamiento, pero más del 65 % de los pacientes tratados a tiempo registra una recuperación total.

Otro 20 % va a mejorar muchísimo, pero quizás con una recuperación parcial”. Como ha dicho, la mayoría de estos niños y jóvenes pueden desarrollar una vida totalmente normal, pero “ante acontecimientos vitales estresantes pueden recaer”.

Finalmente, un 15-20 % de los jóvenes con problemas alimentarios tiene un trastorno crónico, por lo que “es necesario seguir trabajando con ellos y también seguir investigando”.

Uso abusivo de la tecnología

Guillermo Cánovas, director de EducaLike, ha comentado algunos problemas que tienen los jóvenes por el abuso de los dispositivos electrónicos, especialmente el teléfono móvil. La clave, según ha dicho, está en los padres, que “durante la adolescencia deben supervisar, tutorizar, anticiparse y dar respuesta” a los posibles conflictos.

De los aspectos bioéticos relacionados con la salud del menor se ha encargado Fernando Abellán-García, director de Derecho Sanitario Asesores. Entre otros temas, ha hablado de “la corresponsabilidad”, ya que no se trata de una tarea solo de los padres o los cuidadores, sino que también deben tomar conciencia todas las personas con un altavoz dentro de la sociedad, en referencia a los influyentes o influencers. “La infancia y la adolescencia son fases en las que el menor es especialmente vulnerable, y todos podemos aportar nuestro grano de arena para evitar problemas”, ha dicho.