La Sanidad pública cada vez crea más y mejores herramientas para avanzar en medición de resultados en salud que permitan ser más coste efectivos en los sistemas, y también, mejorar la salud de la población. Muestra de ello son las iniciativas de algunas comunidades autónomas tales como el Observatorio de Resultados del Servicio Madrileño de Salud y el Observatorio del Sistema de Salud de Cataluña.

Sin embargo, la Sanidad Privada, por su parte, también avanza en la medición y transparencia de sus datos.  Así lo ha querido poner de manifiesto la Fundación del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), en  el debate “Resultados en salud y valor en salud desde diferentes puntos de vista”, celebrado en Murcia, manifestando que desde hace siete años, aportan resultados de salud a través de su estudio RESA.

En este sentido,  han vuelto a recordar que el RESA 2018, que se ha elaborado con los datos de 325 centros sanitarios (representando a 17 comunidades autónomas), analizando analiza en torno a 63 indicadores, desvela resultados en salud como que la Sanidad Privada es eficiente llevando a cabo el 58,3 por ciento de las intervenciones ambulatorias o el 95,7 por ciento de las cirugías biliares por laparoscopia. También era descatable que la Sanidad Privada cuenta con 3,49 días de estancia media en el ingreso y 8 horas de estancia media antes de la cirugía. Por otro lado, es una sanidad accesible con una espera media de 29 días en el caso de las intervenciones quirúrgicas, 9 en las pruebas complementarias y 3 para la entrega de resultados.

Tal y como señalaba Fernando Mugarza, director de Desarrollo Corporativo y Comunicación de la Fundación IDIS, en la última edición del RESA se han incluido uevos indicadores de calidad del proyecto internacional EIQI, implantado en algunos países europeos (Austria, Alemania y Suiza). A modo de ejemplo, se incluyen indicadores sobre los datos de mortalidad por neumonía no complicada, cirugía laparoscópica en colecistectomía para cálculo biliar o datos de mortalidad por fractura de cuello de fémur o de cadera pertrocantérea.

“Conocer para mejorar es la máxima que subyace a nuestros informes; por ello seguiremos trabajando en desarrollarlos y ampliarlos con nuevos indicadores y con metodologías que permitan mayor comparación para avanzar en la transparencia y aportar los máximos datos al paciente: este es el compromiso de la sanidad de titularidad privada con el paciente”, insistía Mugarza.

Una apuesta multidimensional

El estudio RESA no es la única iniciativa de la Fundación IDIS en este sentido. En este sentido, además de en los  indicadores de acceso, eficiencia, resolución asistencial y calidad y seguridad del informe RESA; se trabaja en una segunda dimensión, que corresponde a la opinión del paciente y ciudadano que cuenta con un seguro de salud acerca de la opinión sobre los servicios que recibe (Barómetro). Asimismo, hay  una tercera, relacionada con la percepción en todas y cada una etapas que componen su patient journey a lo largo del contacto que mantiene con el sistema (Experiencia de Paciente), tal y como han indicado en este debate.

Por último, Mugarza señalaba en esta jornada que “el ciudadano exige a los sistemas sanitarios una atención de calidad, ágil y eficaz, con los mejores resultados de salud posibles en base a la evidencia científica disponible y con los mayores estándares de confort y atención personalizada. Esto supone una de las prioridades de la sanidad privada. Medimos y comparamos lo que se hace en los procesos asistenciales mediante indicadores validados y, por lo tanto, comparables porque constituye un derecho del ciudadano, permite una toma de decisiones informada, es un ejercicio de transparencia de cara a la sociedad y, además, nos ayuda a mejorar de una forma constante”.