La Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) ha puesto en marcha la campaña #elveranodeSEEN. Se trata de una campaña de concienciación en redes sociales para animar a la población a que siga cuidando su salud endocrina en vacaciones. Las recomendaciones abordan áreas como nutrición, diabetes, obesidad, tiroides, lípidos y riesgo cardiovascular. También sobre metabolismo mineral óseo, neuroendocrinología y endocrinología, nutrición y deporte.

“Es importante seguir manteniendo las enfermedades endocrinas bajo control en verano porque no cogen vacaciones”, recuerda Ana Zugasti, vocal de comunicación de la SEEN. En este sentido, la campaña #elveranodeSEEN no está dirigida únicamente a personas con patología endocrina, sino a todo el mundo interesado en cuidar su salud endocrina en vacaciones. Por ejemplo, uno de los tuits hace hincapié en que tomar el sol resulta fundamental para evitar el déficit de vitamina D. Este está vinculado con enfermedades relacionadas con el metabolismo mineral óseo, como el desarrollo de osteopenia y osteoporosis.

Cuidar la salud endocrina en vacaciones

Aunque las vacaciones sean sinónimo de relajarse y de tomarse la vida con más calma, la iniciativa en redes sociales de la SEEN destaca la importancia de continuar cuidando la  salud endocrina. Esto pasa por seguir haciendo ejercicio físico para controlar enfermedades como la diabetes, la obesidad y las relacionadas con los lípidos y el riesgo cardiovascular.

Además, el descanso no consiste en descuidar las recomendaciones de los profesionales sanitarios. “Es vital seguir durante el verano los tratamientos para la diabetes, alteraciones tiroideas, problemas relacionados con el colesterol o tumores neuroendocrinos, entre otras enfermedades”, subraya Zugasti.

Respecto a la nutrición, es preferible escoger frutas y verduras de temporada, una alimentación equilibrada, basada en un patrón de dieta mediterránea. Pese a ello no hay que olvidar incluir fuentes proteicas y grasas saludables.

También es un buen momento para disminuir el estrés asociado a la vida laboral y a lo vivido en los últimos meses por la pandemia COVID-19, sin olvidar las medidas de higiene y seguridad.