La Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) se adhiere al proyecto #Xperienciakilimanjaro. Gracias al mismo, 25 personas, entre ellas pacientes y sanitarios, realizarán una ruta durante 7 días. Esta culminará con la llegada a la cima de Kilimanjaro en Tanzania, con 5.895 metros de altitud.

Esta experiencia busca apoyar a pacientes que se han visto sometidos a un proceso complicado como una recuperación después de un accidente, una intervención quirúrgica, un tratamiento o una fase pre y post trasplante. De esta forma, #Xperienciakilimanjaro persigue sensibilizar a la sociedad sobre las complicaciones que estas situaciones pueden conllevar. En concreto, mostrando lo difícil que puede ser volver a realizar actividades cotidianas que requieren esfuerzo físico.

Para ello, en esta ocasión participarán personas con diabetes tipo 1 (DM1), personas con obesidad que se han propuesto un nuevo desafío. Todas ellas desean mejorar su condición y capacidades físicas. También un paciente con parálisis cerebral e incluso cabe la posibilidad de que se sume un superviviente de cáncer. Todos ellos, antes de llevar a cabo el reto deportivo, colaborarán de manera solidaria en proyectos tanzanos enfocados a la salud e integración laboral de la mujer y las personas con discapacidad.

Proyecto #Xperienciakilimanjaro

Sobre el origen del proyecto #Xperienciakilimanjar, aporta las claves Elena Saura Guillén, del grupo de trabajo de Endocrinología, Nutrición y Ejercicio Físico de la SEEN (GENEFSEEN). Según la misma, la idea surgió el año pasado cuando le propusieron subir el Kilimanjaro. “A partir de este viaje, junto a Trainsplant, surgió la idea de unir a pacientes con distintas patologías y deportistas de alto rendimiento, sanitarios y personas que, por el motivo que sea, quieren retarse físicamente”, sostiene la especialista.

La prueba planteada, que arrancará el próximo mes de junio. Tiene una duración de 7 días cuyo punto de partida es el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas de la capital con dirección Tanzania. Los pacientes realizarán una ruta cada jornada que culminará con la llegada a la cima de Kilimanjaro tras 5.895 metros recorridos. La iniciativa contempla también la participación de manera virtual. De esta forma, todos los integrantes realizarán un trabajo preparatorio donde los profesionales sanitarios les ayudarán en la formación hasta alcanzar el reto.