“Es importante que los médicos de familia reconozcamos las conexiones existentes entre el cambio climático y sus previsibles consecuencias en la salud”. Así lo ha afirmado Salvador Tranche, presidente de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), como respuesta a la declaración de emergencia climática global que ha emitido la WONCA. Se trata de una declaración en la que se reconoce la amenaza para la salud global que implica el cambio climático y se insta a todos a trabajar para reducir las emisiones. La semFYC ha suscrito un decálogo de acciones dirigidas a médicos de familia y orientadas a promover hábitos que mitiguen el cambio climático y las consecuencias para la salud de las personas que este supondrá, según se informa en un comunicado.

La declaración de WONCA propone cuatro líneas de actuación derivadas de esta declaración de emergencia climática. Por un lado, reconoce la crisis climática como una amenaza para la salud de la población. En segundo lugar, se compromete a acelerar la reducción de emisiones de carbono en el desarrollo de su actividad. Además, la organización se emplaza a trabajar en acciones de colaboración para alcanzar las cero emisiones netas antes de 2030. Y, por último, solicita a otras organizaciones como la Asociación Médica Mundial y la Organización Mundial de la Salud (OMS) que declaren una emergencia climática.

Por su parte, la Junta Permanente de la semFYC “insta a cada médico de familia a que interiorice y modifique sus hábitos con este fin, así como que difunda en consulta y en la comunidad los riesgos para la salud que entraña la emergencia climática y promueva acciones para hacerle frente”.

 10 propuestas para integrar la Salud Planetaria en el día a día del médico de familia

Como documento de activación, la Junta Permanente de la semFYC ha aprobado un primer informe con 10 propuestas de acciones de mitigación dirigidas a médicos de familia.

  1. Recomendar una dieta equilibrada, basada en productos de proximidad (Km0) y en productos de temporada. Evitar los ultraprocesados.
  2. Aumentar los desplazamientos a pie o en bicicleta.
  3. Reducir los desplazamientos en vehículos no sostenibles. Compartir coche.
  4. Fomentar el contacto con la naturaleza y el uso responsable de los espacios verdes.
  5. Disminuir el consumo de plástico de un solo uso.
  6. Hacer un uso responsable del papel.
  7. Ahorrar agua: cerrar el grifo durante el lavado de manos.
  8. Reducir el consumo de energía.
  9. Apostar por el reciclaje de los residuos tanto en la consulta como fuera de ella.
  10. Liderar el debate en Salud Planetaria a nivel de centro de salud y de las instituciones.