La Sección de Ecografía de la SEMG ha querido introducir a las futuras generaciones de médicos de familia en el ultrasonido diagnóstico. Este es el objetivo del Curso Ecografía Clínica, que ya ha alcanzado su LXX edición. Este dispone de un número reducido de plazas para residentes, pero en esta ocasión ha sido la primera vez que estaba pensado íntegramente para residentes.

En concreto, un total de 16 residentes de Medicina de Familia han culminado esta semana con éxito la primera edición dedicada a residentes. En estos últimos 30 años, el desarrollo de la aplicación de la ecografía en la Atención Primaria ha sido crucial. Tanto, que ha significado un antes y un después dentro del ejercicio de la Medicina de Familia. Los resultados y la experiencia acumulada por la SEMG, a través de cursos, publicaciones, congresos nacionales e internacionales de ecografía, han confirmado la gran utilidad y proyección que el uso del ultrasonido diagnóstico tiene en la práctica diaria del médico de familia.

Formación en ultrasonido diagnóstico

Para ello, se ha enseñado a los 16 alumnos a identificar, medir, localizar y describir ecográficamente todos los órganos, fundamentalmente abdominales, diferenciando sus características ecográficas normales de las anormales. Así, los docentes de la Sección de Ecografía de la SEMG han conseguido incrementar la capacidad resolutiva de los MIR inscritos a través de una técnica inocua y prácticamente exenta de efectos secundarios.

En concreto, se ha hecho un repaso por el abordaje y la anatomía ecográfica del abdomen, por la anatomía del hígado, vesícula, vías biliares; por la ecografía urológica, del páncreas y bazo; así como por la ecografía de grandes síndromes de urgencias. La ecografía pleuro-pulmonar y cardíaca, en la urgencia y en el paciente crítico, centró la última sesión del curso impartida el jueves. Todo ello para que las futuras generaciones tengan un mayor conocimiento del ultrasonido diagnóstico.