La Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) y el colectivo de afectados LONG COVID ACTS vuelven a ponerse a disposición del Ministerio de Sanidad. De esta forma, trabajar juntos en la mejora de la atención de los pacientes afectados por COVID de larga duración. Así se lo han comunicado esta semana a través de una carta dirigida al Ministerio de Sanidad. El objetivo es solicitar a Darias una reunión “para solucionar este problema de salud, que sea reconocido de forma oficial y puedan ser tratados los enfermos como necesitan y merecen”. Asimismo, piden pide tener en cuenta la Guía Clínica de COVID persistente, avalada por medio centenar de sociedades científicas y colectivos de pacientes.

No obstante, recientemente la ministra de Sanidad, Carolina Darias, mostraba su confianza en que el estudio del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) sobre COVID-19 persistente ayude a definir los síntomas de esta enfermedad y cómo abordar su diagnóstico, tratamiento y secuelas. Sin embargo, desde SEMG creen que desaprovechar las aportaciones del trabajo colaborativo de la Guía Clínica para la Atención al paciente con Long COVID es una desconsideración hacia los enfermos y las asociaciones profesionales.

Nuevos proyectos Long COVID

La SEMG recuerda que, actualmente, la Guía Clínica de COVID persistente está en proceso de actualización. Para ello, se han sumado nuevas sociedades científicas. Tanto a este trabajo, como a otros que se van a poner en marcha para poder generar y difundir nuevo conocimiento. No obstante, este es muy necesario para la correcta atención de los pacientes de COVID-19 de larga duración.

El objetivo principal de la Guía es servir de herramienta para mejorar la atención sanitaria prestada a los pacientes.  Su contenido ya se envió en mayo de 2021, en primera instancia a la ministra de Sanidad para que tuviese constancia de su existencia.

Entre esos nuevos proyectos están el Registro clínico REGICOVID-AP; el desarrollo de una herramienta de valoración integral del paciente con persistencia de síntomas; la creación de una App que acerque el contenido de la Guía al profesional sanitario; e impartir formación a profesionales con aval universitario sobre esta nueva enfermedad.