En el marco del XXVIII Congreso Nacional de Medicina General y de Familia uno de los temas ineludibles este año ha sido sin duda la salud mental. Y, por ende, la mejora de medidas para la prevención del suicidio.

No obstante, una de cada cuatro consultas en Atención Primaria tiene que ver con problemas mentales. Así lo ha puesto de manifiesto Antonio Torres, responsable del Grupo de Trabajo de Salud Mental de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

En concreto, el experto ha aportado que para abordar la prevención del suicidio es necesario dotar de los recursos necesarios a los profesionales de Atención Primaria. Solo entonces estos podrán hacer un diagnóstico precoz de los factores de riesgo del suicidio.

En esta línea María Grande, miembro del Grupo de Salud Mental de la SEMG, ha informado de las cifras de suicidio en nuestro país represen. Esta es la primera causa de muerte no natural y la segunda causa muerte en el grupo etario de los 15 a los 29 años. Asimismo, Es tres veces más frecuente en hombres que mujeres. Además, las tasas más altas en mayores de 65 años, si tenemos en cuenta que “los ancianos piensan más en la muerte”, según Grande.

Prevención del suicidio

Según el responsable de Salud Mental de la SEMG, “el mejor tratamiento es una buena prevención”. Por ello ha destacado la importancia de la formación continuada en diagnóstico precoz. Para conseguirlo, hay que desterrar creencias erróneas, proporcionar información veraz y detectar factores de riesgo desde la consulta. “No existe un cribado poblacional, pero si es necesario hacer búsqueda activa de pacientes con potencial riesgo, por ello es tan importante la labor del médico de familia”, según Torres.

Cabe recordar que el principal factor de riesgo de suicidio consumado en nuestro país es haber realizado un intento previo. A este respecto, cabe tener en cuenta las diferencias de método según el sexo: los hombres españoles optan por el ahorcamiento y las mujeres por el salto desde altura.