La XIV Reunión del Grupo de Enfermedades Autoinmunes Sistémicas (GEAS-SEMI) ha reunido a más de 170 médicos internistas de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI).  Uno de los objetivos de la misma ha sido analizar el impacto de la pandemia en las EAS. Especialmente en los nuevos diagnósticos.

De esta forma, la reunión constó de ocho mesas redondas: cinco sobre diferentes patologías autoinmunes y autoinflamatorias; una sobre avances en capilaroscopia (técnica diagnóstica cada vez más determinante en EAS); otra sobre experiencia clínica en relación con la COVID-19 y Long-COVID y otra sobre formación y rotación en unidades docentes.

Como recordaban los expertos, las enfermedades autoinmunes sistémicas entran claramente dentro del campo de acción de los médicos internistas y requieren de un abordaje integral. En este sentido, GEAS-SEMI es uno de los grupos más importantes en EAS de España y quiso reconocer su labor y trayectoria tanto nacional como internacional.

Impacto de la pandemia

En cuanto al impacto de la pandemia en las EAS, se puso de manifiesto que la ausencia de consultas presenciales por la COVID-19 ha conllevado retrasos diagnósticos de nuevos pacientes con EAS. También una mayor dificultad para instaurar nuevos tratamientos. Todo ello unido a la incertidumbre sobre el pronóstico de la infección por COVID-19 en pacientes con tratamiento inmunosupresor y biológico.

Asimismo, se matizó que algunos pacientes COVID han reflejado “alteraciones capilaroscópicas no específicas en hasta el 65 por ciento de los casos”. Un total de 70 estudios se han llevado a cabo sobre la técnica capilar, siendo la miopatía inflamatoria y el Covid-19 los más destacados.

Más allá del impacto de la pandemia, se abordaron otros temas como el sobre Síndrome antifosfolípido catastrófico. Este supone el 1 por ciento de todos los síndromes antifosfolípidos. Suele presentarse con afectación de 3 o más órganos y con un 37 por ciento de mortalidad en 2016. Se trata de una entidad infrecuente y un reto no solo terapéutico sino diagnóstico. En el 70 por ciento de los casos puede identificarse un factor precipitante. Otro de los temas abordados fue Síndrome de Pulmón encogido asociado a LES, que cuenta una prevalencia de entre el 0,8-1,6 por ciento.