Médicos internistas de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) han analizado las características clínicas de los pacientes de más de 80 años hospitalizados en España por COVID-19. La investigación está ligada al Registro Clínico SEMI-COVID-19. La misma muestra que la edad, ser varón y el estado funcional deficiente en el preingreso se asocian de forma independiente con la mortalidad hospitalaria.

Para ello se han analizado los datos de 2.772 pacientes hospitalizados por COVID-19 de más de 80 años. Estos eran en un 49,4 por ciento hombres y con una mediana de edad de 86,3 años. El estudio se ha realizado en 150 hospitales entre el 1 de marzo y el 29 de mayo de 2020. Los datos se han publicado en en Journal of Gerontology Series A: Medical Sciences. El trabajo ha sido firmado por 25 internistas.

Cabe destacar que el 30,8 por ciento de los pacientes del estudio presentaban enfermedad cardiovascular aterosclerótica. Igualmente, el 25,6 por ciento padecía diabetes mellitus; el 30,5 por ciento demencia; y un 21 por ciento tenían un índice de Barthel inferior a 60.

Pronóstico de los pacientes de más de 80 años

Asimismo, la tasa global de letalidad en los pacientes de más de 80 años se situó en el 46,9 por ciento. Se observó también que esta aumentó con la edad (80-84 años: 41,6 por ciento; 85-90 años: 47,3 por ciento; 90-94 años: 52,7 por ciento; más de 95 años: 54,2 por ciento).

En el estudio también se realizó una regresión logística univariante y multivariante para evaluar los predictores de mortalidad al ingreso. Precisamente, al ingreso hospitalario, los factores de riesgo independientes de muerte fueron: saturación de oxígeno (SatO2) inferior al 90 por ciento; temperatura superior a 37,8;  puntuación ≥2 de qSOFA (escala que evalúa el fallo orgánico); o infiltrados unilaterales-bilaterales en las radiografías de tórax; así como distintos parámetros y hallazgos analíticos.