La Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) ha reivindicado el papel del médico internista en el abordaje del paciente con riesgo vascular. Hasta el 80% de las personas mayores de 70 años presenta, al menos, un factor importante de riesgo vascular. La hipertensión es uno de los más prevalentes, seguido de la hiperlipidemia o la diabetes mellitus. Así se ha puesto de manifiesto en la 16ª Reunión de Riesgo Vascular de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), que se celebra en formato digital.

Más de 190 especialistas en Medicina Interna se dan cita en este encuentro que termina el sábado 19. Los expertos tienen la oportunidad de ponerse al día en nuevas líneas de investigación de las enfermedades y factores de riesgo vascular. Entre otros temas, se han analizado retos y avances en anticoagulación y enfermedad cardiovascular, riesgo vascular y contaminación ambiental, el papel de la telemedicina y la inteligencia artificial en este campo o el manejo del riesgo vascular en el paciente oncohematológico.

La SEMI analiza el perfil de paciente con riesgo vascular

Jorge Francisco Gómez Cerezo, coordinador del Grupo de Trabajo de Riesgo Vascular de la SEMI, ha hablado de las cifras de la enfermedad vascular. Sigue siendo la primera causa de muerte en España, según las estadísticas registradas antes de la pandemia.

“El perfil medio de paciente con riesgo vascular atendido en Medicina Interna es una persona de más de 70 años con un evento cardiovascular previo (infarto o ictus). Además, puede tener un alto riesgo global vascular por la coexistencia de múltiples factores de riesgo y edad avanzada”, ha explicado este especialista.

Gómez Cerezo ha indicado que el médico internista tiene un papel destacado en el abordaje de la enfermedad cardiovascular y los factores de riesgo vascular. “Es un especialista con visión global e integral del paciente. También coordina las intervenciones para prevenir la incidencia y complicaciones, y lograr el control de los distintos factores de riesgo vascular”.

Durante el encuentro de la SEMI también se ha hablado del riesgo vascular en el paciente con tratamiento oncológico. En este ámbito destaca la aparición de nuevos fármacos como los inhibidores check-point, que pueden aumentar el riesgo vascular o descompensar el control de factores de riesgo vascular preexistentes.

De la relación entre la contaminación ambiental y el sistema cardiovascular ha hablado Agustín Blanco Echevarría, de la Unidad de Lípidos y Arteriosclerosis del Servicio de Medicina Interna del Hospital 12 de Octubre de Madrid. Según este experto, “las enfermedades cardiovasculares son el resultado de la suma de una predisposición genética más la exposición de por vida a factores ambientales”. “El sistema cardiovascular es muy vulnerable a diversas agresiones ambientales”, entre las que se encuentran el humo de tabaco o la contaminación ambiental.