La Sociedad Española de Medicina Intensiva Crítica y Unidades Coronarias (Semicyuc) ha creado, dentro de su Grupo de Trabajo de Organización, Planificación y Gestión (GTOPG), un área dedicada a los transportes del paciente crítico, según ha informado Europa Press.

La entidad señala el papel del intensivista como pieza clave del transporte de pacientes críticos y defiende la creación de redes de transporte especializado que permitan la universalidad de las terapias y la equidad del sistema sanitario ofreciendo seguridad y calidad asistencial.

“Es necesario crear una cultura de trabajo en red, ya que cada día es necesaria una mayor regionalización debido a la necesidad de introducir tecnología y procedimientos novedosos, y por ello, crear cultura de seguridad en torno al transporte crítico”, sostienen desde Semicyuc,

Por otro lado, los médicos intensivistas han expresado la necesidad de mejorar la comunicación entre las UCI exportadoras e importadoras de pacientes, así como los mecanismos de documentación e información relativa al traslado como un consentimiento informado. Así, han asegurado que son necesarios protocolos comunes que permitan agilizar las decisiones y aumentar la seguridad de estos, y una mayor implicación en el proceso y evaluar el riesgo de cada traslado.

“Para esto último es necesario trabajar en escalas de valoración que detecten los pacientes de alto riesgo de traslado teniendo en cuenta la gravedad del paciente, el tiempo de traslado, el objetivo de éste y los medios de los que disponemos para ayudar a la toma de decisiones”, precisan desde la sociedad médica.

Seguridad y calidad asistencial

En el aspecto asistencial y de seguridad, la doctora Paula Burgueño, miembro del Área de Transportes del GTOPG de la Semicyuc, ha indicado que existen datos que demuestran cómo actualmente la Medicina Intensiva, aun siendo menos restrictiva tratando pacientes más mayores, con mayor comorbilidad y gravedad, sigue reduciendo las cifras de mortalidad.

“En España no disponemos de datos en torno a los traslados de pacientes críticos. Podemos conocer los datos que ofrecen los servicios de transporte sanitario sobre traslados secundarios o el número de códigos activados en fase prehospitalaria. Lo que sí podemos decir es que el número de pacientes que se trasladan y la gravedad de éstos es cada vez mayor”, ha apuntado.

“La mejora tecnológica y la especialización en las diferentes áreas del paciente crítico supone una esperanza de tratamiento y con esa esperanza muchos pacientes son trasladados a los centros que disponen de estas terapias”, según ha valorado la doctora Burgueño.

Dentro de los objetivos de este grupo de trabajo, resaltan: aumentar la formación en transporte y la concienciación de medicina intensiva hacia la seguridad del paciente en torno a este proceso, ya sea intrahospitalario, interhospitalario o prehospitalario; así como fomentar la cultura de trabajo en red entre las UCI, aumentando las vías de comunicación y los protocolos de traslado.