Los bebés recién nacidos críticos deben ser atendidos por médicos pediatras especializados en Neonatología, según ha reclamado Manuel Sánchez Luna, jefe de Servicio de Neonatología del Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid. El reconocimiento oficial de la especialidad en España, una realidad en otros muchos países, “está pendiente de una decisión política”, como ha recordado el también presidente del Comité Organizador del XXVII Congreso de Neonatología y Medicina Perinatal, que se celebra junto con el VII Congreso de Enfermería Neonatal, del 2 al 4 de octubre en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid.

La Sociedad Española de Neonatología (SENeo) ha avanzado que los principales retos de la Neonatología española son “aumentar la seguridad hospitalaria del recién nacido, fomentar la humanización de la asistencia neonatal y avanzar en el reconocimiento de la especialidad de Neonatología”. En la presentación del Congreso también ha intervenido Ester Sanz López, especialista del Hospital Gregorio Marañón. Durante los tres días de Congreso está prevista la asistencia de más de 1.300 delegados, así como la presentación de unas 900 comunicaciones y aportaciones científicas. En total, se espera la participación de 180 ponentes españoles e internacionales.

Tecnología y recursos humanos

En su intervención, Sánchez Luna ha elogiado el nivel de la Neonatología en España: “Estamos en uno de los países con mejores resultados en salud neonatal, comparable a cualquier país desarrollado. Dependemos de la tecnología, y el problema es que la industria invierte poco dinero en nuestros pacientes, porque son pocos. En cualquier caso, la mayoría de los hospitales están bien dotados tecnológicamente, con una equipación suficiente y adecuada”.

Aparte de la tecnología sanitaria, se ha referido a los recursos humanos: “Los profesionales médicos y el personal de Enfermería que atienden a los niños neonatos deben estar especializados. Podemos tener una tecnología fantástica, pero no es útil si falla el factor humano”. En este sentido, ha elogiado la labor de las enfermeras: “En España es espectacular el grado de especialización que tiene la técnica de Enfermería en la asistencia a estos bebés. Los padres afirman que si está la enfermera especializada se sienten más tranquilos, y para los neonatólogos también supone un gran apoyo”.

Apoyo a la investigación

La especialista en Neonatología Ester Sanz ha recalcado que el sistema “cada vez tiene más en cuenta la visión de los padres, porque son los cuidadores principales y se merecen el protagonismo”. Precisamente ha señalado la necesidad de concienciar a los padres para que colaboren en la investigación. “Tenemos pocos pacientes, así que debemos hacer estudios multicéntricos para conseguir un número adecuado de participantes. En cualquiera de nuestras unidades siempre hay algún paciente incluido en un estudio de investigación. Los padres deben saber que es necesario investigar para seguir mejorando el cuidado de estos niños”.

En la misma línea, Manuel Sánchez ha remarcado que “la investigación en Neonatología es especialmente complicada y necesaria”. “Debemos transmitir a la sociedad que estar en un estudio aumenta la seguridad del paciente. Sin la investigación no habría avances y sería imposible que un bebé de 500 gramos sobreviviera fuera del útero de la madre. La normativa europea en este sentido es muy estricta, pero en España todavía es más rígida a partir del Real Decreto de 2018 de Protección de los pacientes en los ensayos clínicos. Participar en un estudio de investigación es una garantía de seguridad y control, y es necesario para la evolución de la Medicina”.

Izpisúa, ponente de la conferencia inaugural

En la jornada inaugural del Congreso de Madrid destaca la intervención del profesor Juan Carlos Izpisúa, del Instituto Salk de La Jolla (California), quien repasará los aspectos más relevantes de la investigación en Biología del desarrollo y Medicina regenerativa en su conferencia ‘Desarrollo embrionario, enfermedad y envejecimiento’.