La Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) ha anunciado la actualización de las Guías de Cáncer de Pulmón Microcítico (CPM) o cáncer de células pequeñas (SEOM clinical guidelines for the treatment of small-cell lung cancer-SCLC-2019). Se trata del subtipo más agresivo de cáncer de pulmón, con un alto grado de afectación en el Sistema Nervioso Central, y está muy asociado al tabaco. Los expertos han destacado que en los últimos 20 años no se habían producido apenas avances para su tratamiento, hasta la reciente aparición de la inmunoterapia.

El CPM afecta a cerca del 15 % de los casos de cáncer de pulmón, y tiene unas tasas de supervivencia del 31 % en pacientes con el tumor en estadio I. Este porcentaje disminuye hasta el 2 % cuando el tumor está en fase IV. Otra de las dificultades que se encuentran los especialistas es que la mayoría de los pacientes son diagnosticados cuando ya están en una fase metastásica.

Datos estadísticos

Debido a la agresividad del tumor, los expertos han apuntado que el cáncer de células pequeñas sin tratamiento supone el fallecimiento del paciente en menos de cuatro meses. Su incidencia aumenta con la edad, y cerca del 30 % de los pacientes tiene más de 70 años.

Hasta hace apenas unos años las únicas opciones terapéuticas disponibles para el cáncer de pulmón microcítico eran la quimioterapia para los casos avanzados o metastásicos, y la radioterapia cuando la enfermedad estaba localizada en el tórax.

En pacientes en estadio avanzado, el 80-90 % logra una respuesta parcial o completa utilizando una combinación de quimioterapia más radiación con una mediana de supervivencia global de 15-20 meses. Menos del 10-20 % de los pacientes sobreviven más de cinco años.

Beneficios de la inmunoterapia

En la actualidad, la inmunoterapia ha mostrado buenos resultados en este tipo de cáncer de pulmón, incluso en los estadios avanzados. En consecuencia, los especialistas han cambiado la recomendación del tratamiento estándar en primera línea para estadios avanzados, y ahora apuntan a una combinación de inmunoterapia y quimioterapia.

Las nuevas guías de la SEOM registran estos cambios, como ha indicado Santiago Ponce, especialista del Hospital 12 de Octubre de Madrid y participante en la actualización de las guías y en los estudios que avalan el cambio del tratamiento estándar en primera línea.

Estudio IMpower133

Las conclusiones del Estudio IMpower133, realizado con la participación de diversos centros e investigadores españoles, ha servido de base para modificar las guías, junto con otros ensayos clínicos.

Según los autores de IMpower133, la inmunoterapia atezolizumab, en combinación con quimioterapia, aumenta la supervivencia global y disminuye el riesgo de empeoramiento de la enfermedad en pacientes con el tumor avanzado. Los últimos datos se han presentado en el Congreso Europeo de Oncología Médica (ESMO), tras un seguimiento de 22 meses. La Agencia Europea del Medicamento (EMA) aprobó esta terapia en primera línea para CPM el pasado mes de septiembre.