Los reumatólogos han despejado las dudas relacionadas con la COVID y las enfermedades reumatológicas. Especialistas de toda España han participado en el VII Curso de Terapias Dirigidas, organizado por la Sociedad Española de Reumatología (SER), con la colaboración de Pfizer. Los expertos han indicado que, según diversas publicaciones, las personas con artritis reumatoide, lupus eritematoso sistémico o psoriasis, cuando se analizan como un grupo combinado, pueden tener un riesgo ligeramente mayor de muerte por COVID-19 en comparación con aquellos sin estas enfermedades. Sin embargo, la SER ha puntualizado que “todavía no se conoce bien el papel que juegan la actividad de la enfermedad y su tratamiento”.

Tratamiento COVID y las enfermedades reumatológicas

Juan Berenguer, del Servicio de Microbiología y Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid, se ha referido a las dudas más habituales de los pacientes. “La información disponible en la actualidad sobre COVID-19 en personas con enfermedades reumáticas procede de estudios observacionales retrospectivos, con los sesgos y limitaciones que conllevan”.

Este especialista ha indicado que “la información disponible con respecto a los fármacos que se utilizan en pacientes reumáticos sugiere que el uso crónico de glucocorticoides en dosis moderadas o altas se asocia con hospitalización por COVID-19 grave. En concreto, se refiere a tratamiento con ≥10 mg por día de prednisolona o equivalente. Por el contrario, no existen pruebas de que la terapia con inhibidores de citocinas aumente el riesgo de infección por SARS-CoV-2 o la gravedad de la COVID-19. De hecho, los resultados de algunos estudios de seroprevalencia sugieren que estos tratamientos podrían tener algún efecto protector”.

Asimismo, Juan Berenguer ha añadido que “la edad avanzada y las comorbilidades determinan el pronóstico en personas con enfermedades reumáticas y COVID-19”. Además, “el tratamiento con productos biológicos no parece aumentar el riesgo de enfermedad grave, algo que probablemente sí ocurra con el uso de glucocorticoides”.

Glucocorticoides y terapias dirigidas

Una de las coordinadoras del encuentro ha sido Eva Pérez, reumatóloga del Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela. Según ha dicho, durante la primera ola los pacientes mostraron una gran preocupación por el riesgo de contagio. “Las recomendaciones de las sociedades científicas y los datos en vida real han permitido afrontar la situación con mayor tranquilidad. En la actualidad los pacientes continúan con su tratamiento habitual”.

Respecto a la vacunación, Juan Berenguer ha recalcado que “no existe cura para la COVID-19″. “Solo algunos tratamientos recientemente aprobados ayudan a reducir el riesgo de complicaciones y de muerte; por tanto, la mejor estrategia para evitar la infección y combatir la epidemia es la vacunación”.

Por su parte, Jesús Tornero, reumatólogo del Hospital Universitario de Guadalajara, ha hablado del impulso de la telemedicina durante la pandemia. “La necesidad de aislamiento social para frenar la pandemia ha obligado a reducir el número de consultas presenciales y a potenciar la telemedicina”. Estas consultas a distancia suponen “un impacto” en la relación médico-paciente que afecta al consentimiento, la privacidad y la confidencialidad. También están involucradas las obligaciones éticas y deontológicas del médico cuando se practica la telemedicina, como ha indicado el también coordinador del curso de la SER.