Dentro de un año y medio o antes,  la atención en las salas de urgencias de pacientes por enfermedades tiempo-dependientes como el infarto al miocardio y la enfermedad vascular cerebral se incrementarán drásticamente. Esto es derivado de la falta de seguimiento y diagnóstico oportuno de las enfermedades crónico degenerativas, por lo que es posible el inicio de “la segunda pandemia”.

Pacientes que viven con diabetes tipo 2 o alguna enfermedad cardiovascular han abandonado el seguimiento debido a que se encuentran suspendidas las áreas de consulta externa o bien porque no quieren ir a un hospital por miedo al contagio.

En el marco de la trigésima segunda edición del Congreso Internacional de Medicina de Urgencias y Reanimación, el Dr. Daniel Sánchez Arreola, presidente de la Sociedad Mexicana de Medicina de Emergencia (SMME), destacó la repercusión que ha ocasionado la COVID-19 para la demora o suspensión del tratamiento en pacientes con enfermedades crónico degenerativas.

México, mayor mortalidad en enfermedades cardiovasculares

México ocupa el primer lugar de los países de la OCDE con mayor mortalidad por enfermedades cardiovasculares, es decir, 400 mil muertes anuales de enfermedades relacionadas con el corazón. Además, es el 1er lugar de personas que viven con diabetes tipo 2 y todas estas se asocian con las enfermedades tiempo dependientes, llamadas así, por ser el factor tiempo el mayor determinante para su pronóstico y sobrevida. Las más importantes son el infarto al miocardio y la enfermedad cardiovascular cerebral, ambas ocupan los primeros lugares de causa de muerte de nuestro país.

De acuerdo con el experto: El promedio de atención de un paciente de infarto en México era de 4 a 6 horas en la zona urbana, o bien hasta 12 horas para zonas rurales, pero durante la pandemia se ha exponenciado a 24, 48 y hasta 72 hrs. Es importante recalcar que anterior a la pandemia hasta el 40% de pacientes con infarto cerebral llegaban y eran atendidos dentro de las primeras 4 horas y media, permitiendo poder administrarles el medicamento y salvar la mayor cantidad del cerebro posible. Hoy en día, llegan al hospital fuera de los periodos de tratamiento, como en 6 u 8 horas o inclusive hasta 1 o 2 días después”.

Actualmente, resulta un reto para los especialistas en medicina de urgencias, ya que en primera instancia los servicios de urgencia se han dividido en dos, las áreas para atender a pacientes respiratorios y las áreas para la atención de otro tipo de urgencias como las enfermedades crónicas, el trauma o complicaciones obstétricas. El problema es que además de la carencia de personal es difícil poder hacer una clasificación rápida de los pacientes, convirtiéndose en una dinámica más complicada para brindar una atención de calidad.

Abordaje

El Dr. Sánchez Arreola agregó que: “El tener un sistema de salud poco preparado con hospitales no terminados al 100%, con personal escaso, ha ocasionado que disminuyan los ingresos con enfermedades crónicas y los pocos pacientes que si llegan a los hospitales se presentan en la fase grave de la enfermedad”.

“Todo lo que estamos viviendo está dictando las pautas para el mejoramiento del sistema de salud, que permita la apertura de nuevos hospitales, incluyendo áreas respiratorias y además un acondicionamiento óptimo de las áreas para las personas con cuadros agudos de enfermedades crónico degenerativas”.

El actual presidente de la SMME hizo un llamado a los pacientes a identificar la necesidad de tratamiento de manera inicial en una unidad de primer nivel de atención, no abandonar su tratamiento establecido y en la medida de lo posible buscar el seguimiento con su especialista. Aunque se ha observado un incremento al gasto de bolsillo por la búsqueda de una atención médica privada, las unidades de primer nivel de atención siguen estando abiertas y dispuestas a atender a este tipo de pacientes, sin costo alguno”.