“La solución al denominado conflicto de la prescripción enfermera está más cerca que nunca”, ha asegurado a EL MÉDICO INTERACTIVO Francisco Miralles, secretario general de la Confederación Española de Sindicatos Médicos (CESM), tras el encuentro mantenido el miércoles con representantes del colectivo de Enfermería y la Administración. La reunión, a instancias del Ministerio, que se prolongó hasta últimas horas de la tarde, no consiguió, sin embargo, consensuar definitivamente el texto para solucionar el problema que viene enfrentando a los dos gremios sanitarios desde hace más de dos años cuando el Gobierno central aprobó el Real Decreto, que cuenta con el rechazo frontal de los enfermeros y de gran número de consejeros de Salud autonómicos, que han venido demandando sistemáticamente su suspensión o adaptación a las peticiones de la Enfermería.

“Durante más de tres horas estuvimos debatiendo el texto y, aunque estamos muy cerca de conseguir una solución definitiva que agrade a la Enfermería y se sienta cómoda con él, todavía quedan algunos flecos para que ambas partes estemos satisfechas”, apunta Miralles. “La sensación que tenemos es que todos los implicados estamos deseando acabar con esta situación lo antes posible y vamos a hacer todo lo posible para que así sea. Creemos que en la próxima cita se resolverá el problema. Al menos ésta es la percepción con la que hemos salido de la reunión todos los que hemos participado en ella”.

Los portavoces médicos y enfermeros acudieron el encuentro ministerial del miércoles convencidos de que saldrían con el conflicto solucionado y no sólo porque el inicio de la campaña de vacunación ha servido a los profesionales de la Enfermería para presionar a la Administración con el fin de que les saque del borde jurídico en el que se encuentran al no poder inocular a los pacientes de forma legal “sin una autorización previa del médico de cada paciente”, sino porque tras dos años de desencuentros, “la situación no debe continuar así, porque va en detrimento del buen funcionamiento de la Sanidad española”, han asegurado a este periódico fuentes del colectivo de Enfermería, decepcionados por no hacer logrado el consenso, “pero esperanzados ante la posibilidad de que la semana próxima se cierre el conflicto”.

Los líderes colegiales y sindicales -tal y como ha adelantado Paco Miralles- volverán a reunirse la semana próxima con el fin último de firmar el texto según lo debatido en la reunión del miércoles.  Aunque ni los portavoces de CESM ni del Consejo General de Enfermería, cuyo representante en la reunión fue su presidente Florentino Pérez Raya, han querido adelantar los puntos y detalles en liza por los que no rubricaron el miércoles el acuerdo,  sí coincidieron en señalar “que solo faltan por finiquitar los últimos flecos”, al tiempo que han mostrado su optimismo por cerrar el conflicto. Desde la Enfermería aseguran con convencimiento que el nuevo texto será “un gran avance para dar seguridad a la SAnidad”.

El texto que se acuerde la semana próxima -“el martes o miércoles”- tendrá que servir para variar el Real Decreto de Prescripción Enfermera, sobre todo, en el punto 3.2 que prohíbe que los profesionales de Enfermería puedan prescribir terapias e incluso suministrar vacunas de forma autónoma sin el consentimiento del médico.

Una semana de espera

Aunque el representante de CESM, Francisco Miralles, se muestra convencido de que “el acuerdo está prácticamente logrado”, para Manuel Cascos, presidente del sindicato de Enfermería Satse, “aun hay que valorar internamente algunas propuestas de modificación que se han indicado en la reunión y que son sustanciales”, ha comentado con decepción por no haber conseguido cambiar ya el Decreto después de dos años de su aprobación. “Un Decreto que no tendría que haberse puesto en marcha, ya que en muchas Comunidades no se ha llevado a la práctica y en otras solo ha servido para enfrentar a los médicos con la Enfermería y empeorar la calidad asistencial  a los pacientes; tendría que haberse suspendido o variado hace ya tiempo”, han indicado fuentes de Satse.

Las reuniones que están teniendo lugar entre los dos colectivos profesionales se enmarcan en la línea de acercar posturas iniciadas para solucionar el conflicto que se prolonga durante más de dos años. El 28 de spetiembre fue la última vez que se sentaron en torno a una mesa médicos y Enfermería para debatir los desacuerdos que mantenían en el texto del Decreto que les remitió el Ministerio de Sanidad. “Esperamos que la próxima semana sea la del acuerdo, la definitiva; que no nos tengamos que reunir más por este vidrioso tema que tantos problemas ha generado”, sentencian desde la central de Enfermería.