El sector de la tecnología sanitaria ha mostrado su compromiso e implicación con los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) impulsados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en su Agenda 2030. La Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin), en colaboración con la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), ha organizado la jornada ‘La contribución del sector de Tecnología Sanitaria y sus stakeholders a los Objetivos de Desarrollo Sostenible’.

La inauguración de la jornada ha estado a cargo de Margarita Alfonsel, secretaria general de Fenin, y Carmen Alsina, directora de Comunicación, Relaciones Institucionales y Sostenibilidad de CEOE. Durante el encuentro, diversos representantes de la industria han presentado sus proyectos relacionados con la salud y el bienestar de la población, la inclusión y el medioambiente. El encuentro fue clausurado por Clara Arpa,presidenta de la Red Española del Pacto Mundial de las Naciones Unidas.

El impacto de la tecnología sanitaria

Como ha explicado Margarita Alfonsel, la finalidad de este encuentro ha sido “poner sobre la mesa todo el trabajo realizado por la comisión de responsabilidad social empresarial (RSE) de Fenin, creada hace 15 años”. "Mejorar la salud de las personas se encuentra en nuestro ADN. El sector de la tecnología sanitaria impulsa más de 500.000 referencias para prevenir, diagnosticar y tratar enfermedades", ha dicho.

"Fenin incluye los ODS como parte de su estrategia de gestión, con el desarrollo de iniciativas que promueven su cumplimiento, de manera interna y a tavés de políticas empresariales de las empresas asociadas", ha indicado Margarita Alfonsel.

La tecnología sanitariaDurante la jornada de Fenin se han presentado “varios casos de éxito relevantes para el sector”, como ha definido Margarita Alfonsel.

“Estos ejemplos de buen hacer nos sirven para aprender, para seguir adelante con nuestros proyectos relativos a los ODS que forman parte de la Agenda 2030 sobre el desarrollo sostenible aprobado por la ONU. Suponeb una hoja de ruta en la búsqueda de un mundo mejor para los países y sus sociedades. También son importantes para nuestro sector empresarial, ya que representan una guía para evaluar el impacto no sólo social, sino también económico y medioambiental de la actividad realizada”, ha añadido.

“Ya nadie duda de que apostar por la sostenibilidad implica un retorno para las empresas”, ha dicho Alfonsel, quien se ha referido “no sólo a las ventajas competitivas, sino también a sus implicaciones directas en el impulso a la innovación en sectores donde resulta imprescindible el refuerzo de la confianza con los distintos grupos de interés”.

Gracias a estos proyectos, el sector de la industria de la tecnología sanitaria consigue “un impacto positivo sobre la reputación”. También “cumple con lo que la sociedad actual espera y demanda de organizaciones como las nuestras”, ha añadido Alfonsel.

Compromiso con la salud

La mesa titulada ‘Compromiso con la salud’ ha contado con Carmen Aláez, adjunta a la Secretaría General de Fenin, como moderadora. Han intervenido Sandra Hernández, manager Human Resources de Edwards Lifesciences; Marta Hernández, responsable médico-científica de Air Liquide, y Natalia Masegosa, jefa del Departamento de Servicios de Ayuda a Domicilio de la Dirección General de Mayores del Ayuntamiento de Madrid.

En su intervención, Sandra Hernández ha hablado de “la creación de entornos de trabajo saludables y seguros”, que forma parte de la estrategia social corporativa. La clave es “medir, medir y medir” para saber si se están alcanzando los objetivos de desarrollo saludable, ha dicho la portavoz de Edwards Lifesciences.

También se ha referido al plan de salud mental para los empleados: “Dedicamos un pilar exclusivamente a cuidar la salud mental con un programa interno, con diversas herramientas, por ejemplo, para controlar el estrés, podcast, webinars, guías para gestionar el tiempo de forma efectiva, etc.”.

Asistencia domiciliaria

Por su lado, Marta Hernández ha hablado de la asistencia domiciliaria de personas con problemas respiratorios. Cerca de 500.000 pacientes se han tratado con este tipo de técnicas, especialmente pacientes con apneas de sueño.

“Somos una empresa prestadora de servicios domiciliarios, y tenemos que fomentar que el paciente pueda acceder a todo el contenido que le ofrecemos, el manejo de su terapia”.

“Los planes de cuidado son individualizados y nuestro rol es centrarnos en el autocuidado, en coordinación con el resto de agentes sanitarios que cuidan al paciente”, ha destacado la responsable médico-científico de Air Liquide.

Por su lado, Natalia Masegosa ha expuesto el programa de telemonitorización impulsado por el Ayuntamiento de Madrid, “que ha conseguido una buena valoración por parte de los pacientes”, según los datos de una encuesta realizada a los usuarios.

La soledad no deseada se aborda a través de la telemonitorización, pero también a través del programa de teleasistencia. Utilizamos una escala para definir el perfil de demanda de atención. Tenemos un programa complementario que se realiza con la colaboración de entidades de voluntarios y también con el Ayuntamiento de Madrid”, ha explicado.

Compromiso con la inclusión

A continuación, Marga Sopena, responsable de Comunicación y de la Comisión de RSE de Fenin, ha moderado la mesa dedicada al ‘Compromiso con la inclusión’. Han intervenido es este debate Virginia Carcedo, secretaria general de la Fundación ONCE; María Viñas, presidenta de la Fundación María Raventós; Lourdes López, directora general de Becton Dickinson en España y Portugal, y Marina Lledó, business services Iberia de Sysmex.

En la introducción al debate, Marga Sopena ha comentado que “hay muchos ODS interconectados”. En concreto, se ha referido a los números 3 (salud y bienestar), 5 (igualdad de género), 10 (reducción de las desigualdades), entre otros.

Para colaborar en el cumplimiento de estos ODS, Fenin ha creado un programa de empleo inclusivo y de diversidad, con la colaboración de diversas entidades. “El objetivo es fomentar la contratación de personas vulnerables por parte de las empresas del sector de tecnología sanitaria”, ha indicado Sopena. Así, ha mencionado a profesionales con discapacidad, mujeres víctimas de violencia de género, personas al frente de familias monoparentales o mayores de 45 años desempleados de larga duración.