La retina es capaz de reestructurarse y recuperar las respuestas de luz normales tras la muerte celular mediante terapia génica, según una investigación publicada en la revista JNeurosci, cuyos resultados demuestran la plasticidad de la retina y apoyan el desarrollo continuo de tratamientos diseñados para salvar las células moribundas.

Jeannie Chen, Alapakkam Sampath, Greg Field y su equipo de la Society for Neuroscience, desarrollaron un modelo experimental con bastones genéticamente defectuosos que imitan los trastornos de la ceguera en los seres humanos.

El equipo examinó la estructura de la retina defectuosa, así como sus respuestas a la luz, en diferentes momentos con y sin terapia génica. Observaron que los bastones que recibieron terapia génica no solo recuperaron las respuestas normales a la luz, sino que también recuperaron las conexiones normales con otras neuronas de la retina.